Nuestro Thanksgiving

El País
El País

Treinta años más tarde, la de hoy es sin duda una jornada de acción de gracias hacia todos aquell@s que frustraron la charlotada del intento de golpe de estado del 23-F de 1981, que buscaba el fin de nuestra incipiente democracia en aquel entonces. Yo tenía doce años, pero conservo varios recuerdos nítidos de aquella tarde y de aquella noche: los nervios de mi madre cuando irrumpió en el comedor donde merendábamos mi hermano mediano y yo a las seis y pico de la tarde, la noche movida que siguió luego -en la que, misteriosamente, nos dejaron acostarnos más tarde que de costumbre-, la jornada de cole del 24-F, con los profesores comentando lo que había ocurrido y el titular de un periódico que llevaba alguno de ellos y que se convirtió en referente de la defensa de la democracia, y que desde entonces tuve claro que sería mi periódico: “El País, con la Constitución”.  A todos quienes defendieron la democracia y la libertad, a los conocidos, pero a la legión de desconocidos que lo hizo posible, gracias por haber salvaguardado la Constitución. Desde entonces, con todos sus problemas, nuestro país ha recorrido treinta años de avance y progreso.

23-F musical

Rosendo
Rosendo

Año de nieves, año de bienes; eso dicen, y eso es de esperar. Como avance de ese porvenir refranero, esta recién comenzada semana nos dejará dos bienes en formas de novedades discográficas. Mañana, martes 23 de febrero, se pone a la venta la última obra de Joan Manuel Serrat, Hijo de la luz y de la sombra, la segunda ocasión en la que el universal cantautor catalán pone música a los versos del poeta Miguel Hernández (1910-1942), del que precisamente se cumple el centenario de su nacimiento. También el mismo día sale al mercado Bajo la corteza, un disco en el que 26 grupos rinden homenaje a una banda legendaria del rock urbano: Leño (1977-1983). Uno de los integrantes de aquel trío, Rosendo Mercado, Rosendo a secas, sigue dando guerra y siendo ejemplo de talento musical y honradez personal. Serrat y Leño: aciertos seguros para un 23-F distinto y musical, un anticipo de la primavera que nos aguarda después de las nieves de este invierno.