RSS

Archivo de la etiqueta: madrid

Foto homenaje a las víctimas del 11-M

Monumento a las víctimas en Atocha / Inma Mesa

Monumento a las víctimas / Inma Mesa

No tenía pensado escribir sobre el 11-M, acerca de los diez años de aquella barbaridad, pero me ha acabado de animar una bella foto que hoy mismo, en el monumento dedicado a las víctimas en la Estación de Atocha, me ha mandado mi compañera y amiga Inma Mesa, la fotógrafa oficial de la causa a la que sirvo. Inma ha retratado a una muchacha mirando hacia la bóveda vacía con los nombres de las víctimas y los mensajes a ellas dedicados que se infla hacia la eternidad en la estación. La mirada reflexiva de la adolescente observando la nada en la que las explosiones de un grupo de tarados nos sumieron. Es día para recordar a las víctimas, para honrar a la ciudad de Madrid que dio un ejemplo memorable de coraje y valentía ante los bárbaros que hicieron semejante vesania. Y para olvidarse de los miserables que tejieron uno y mil delirios conspiranoides con tal de ocultar la verdad. La foto de Inma me ha devuelto a la memoria los recuerdos tan vívidos de aquellos días, que yo, como tantos madrileños, viví como en un torbellino de pesadilla. Hoy ha sido un día raro, con la sensación -al menos en el lugar tan especial donde trabajo- de pesadumbre, de estar a medio gas, de tristeza por los ausentes. Pero sobre todo de empatía y cercanía hacia deudos y amigos que sostienen su memoria. Esta bella foto de Inma va por ell@s.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 marzo 2014 en Actualidad

 

Etiquetas: , , , ,

Elogio de lo imposible

El examen de los ingenios

El examen de los ingenios

Hoy sábado 22 a las 22:00 es la última oportunidad para ver en la Sala Kubik Fabrik una obra extraordinaria: El examen de los ingenios, de la Compañía Bedlam Teatro. Se inspira en la figura de un autor español del siglo XVI, Juan Huarte de San Juan, del que, yo, tan ignorante en tantas cosas, nunca había oído hablar. Huarte escribió en 1575 un libro, Examen de los ingenios para las sciencias, cuyo objetivo era aconsejar a cada persona, tras el análisis de cuestiones como carácter y constitución física, cuál era la profesión que más le convenía. Ni que decir tiene que la obra de Huarte pretendía mejorar la sociedad de su época y, como no podía ser de otra manera en aquella España, acabó siendo prohibida por la Inquisición, aunque se divulgó en ediciones clandestinas en nuestro país e incluso más allá de nuestras fronteras. La obra de teatro, ingeniosa de verdad, está protagonizada por cinco actores que, durante hora y media, desarrollan toda una dramaturgia clásica que es en realidad una fábula contra la persecución de la inteligencia, el castigo a los diferentes y el menosprecio de la mujer, casi que tres constantes durante tantos siglos de historia en esta piel de toro que ha sido tan fúnebre para los avances y el desarrollo. Alterna risa y reflexión y tiene un desenlace feliz para la posteridad en el que ellas, al final, triunfan. Acérquense si no tienen plan para hoy, porque les va a encantar y concidirán plenamente con una de las sentencias con que finaliza esta pieza: “Más daño hace quien tiene buen juicio y mala entraña que quien se entretiene en perseguir lo imposible”.

 
 

Etiquetas: , , , , , ,

Un minuto te puede salvar la vida

El minuto del payaso

El minuto del payaso

El payaso está contratado para hablar un minuto, en una función benéfica, pero lo hace alrededor de cincuenta en un monólogo a modo de un plano secuencia en el que reflexiona sobre el arte y sobre la vida ante su deslumbrado auditorio. Cincuenta minutos de este único protagonista que pasan en un suspiro y cuyo recuerdo pervive y me hace aún sonreír a pesar de haber visto el estreno de la obra hace una semana. Esta noche, a las 22:00, el payaso, interpretado por Luis Bermejo (Teatro del Zurdo) vuelve a la Kubik Fabrik, a volver a representar ese arte “que permite entretener la vida y olvidarnos de que tenemos que morir”. Describe Bermejo en El minuto del payaso, que alterna risas y sonrisas y hace verter alguna lagrimilla, que en un minuto “Charlie Rivel nos hacía llorar de risa. Y Tortell Poltrona nos calienta el corazón. La gente entra con toda su mierda y con todo su mundo hijo de puta. Y en un minuto se lo arrancas y lo tiras lejos, fuera de aquí. Luego salen a la calle y se tropiezan con él y se lo vuelven a meter en el bolsillo. Se meten en el bolsillo su mundo de hijo de puta como si fueran las llaves de su casa, pero se les ha quedado dentro la lucecita de una sonrisa. Y cuando menos se lo esperan, en medio de su mundo de hijo de puta, se les mete en el oído la voz de Zampabollos (“un puentecito, un puentecito”), o la voz de Charlie Rivel (“uhhhhhhh”) o lal voz de Pepe Viyuela (“jodeeerrr”). Ese minuto les puede salvar la vida”. Cuando acaba la obra, cada espectador sale con una nariz de payaso que no es metafórica y cuyos efectos, como yo he experimentado, perduran.

 
 

Etiquetas: , , , , ,

Des-inmovilizarse para crecer

Play-Inmobil, de Somosquien

Play-Inmobil, de Somosquien

¿Si creemos que somos libres, por qué nos ponemos tantas ataduras, tantos cordeles, tantos lazos, tantos grilletes, tantas ligazones, tantas dependencias, tantas correas, tantos cinturones? Ya no es que nos los pongan: es que nos los ponemos nosotr@s mism@s. Si para avanzar muchas veces no hay más remedio que romper, porque el sentido de la vida posiblemente no sea otro que vivirla, especialmente para quienes vivimos privados de la creencia ni en ningún dios, ni en el más allá, sino en el más acá, lo cercano, lo presente, lo que tocas, quienes te acompañan. Y para ese avanzar por la vida no queda otra que cortar, romper, deshacerse de lastres (aun cuando a veces corramos el riesgo de deshacernos también de nosotros mismos). Dos mujeres que danzan en el escenario desnudo, a la intemperie de la por otra parte cálida Kubik Fabrik mientras reflexionan (creo) sobre lo inmovilizadas que pueden llegar a ser nuestras vidas son las protagonistas de Play-Inmobil (última oportunidad para verla, hoy sábado a las 19:30). Quien no se desarraiga, quien no arriesga (aunque duela), muchas veces al final acaba condenado a bailar encadenado a una columna, como ocurre en esta pieza. Y quien no lo hace, pues termina como los playmóbiles en cuyo nombre se inspira el título de esta obra: que son unos muñequitos muy lindos en su rigidez pero, contrariamente a lo que su nombre indica, no se menean.

Play Promo from somosquien on Vimeo.

 
 

Etiquetas: , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: