RSS

Archivo de la etiqueta: madrid

La capucha

Capucha

Capucha

Vuelven las prendas de abrigo a la calle, y las capuchas con ellas. Pero no son muchos los vecinos que se las echan a las cabezas en estas mañanas más bien gélidas ya en la capital tras el verano eterno que hemos vivido este año. Aunque no llueva, siempre es útil la capucha para guarecerse del frío que congela las orejillas y produce sabañones. Si no la usas, ¿para qué la quieres? Pero el ejemplo que yo doy cuando bien me embozo no cunde. La mayor parte de la basca lleva la capucha echada sobre los hombros, haciendo un extraño amasijo de tela sobre el que malamente colocan la mochila o la tira del bolso en bandolera. ¡Úsenla, hombres, mujeres! Úsenla, o elimínenla de la prenda de abrigo, que será menos prenda de abrigo sin ella. La capucha es como el cerebro: tenemos un gran potencial, pero solo usamos una pequeña parte, dicen los especialistas. ¿Y a qué se deberá esa reticencia a utilizarla? ¿Tal vez a ese pudor y miedo al ridículo tan nuestro, tan grabado en el ADN patrio desde los tiempos de las pinturas rupestres de Altamira o más allá? Ponte la capucha, protégete la cabecita y, de paso, procura que tus ideas tengan el suficiente calorcito como para eclosionar y hasta florecer. ¡Usa tu potencial!

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 noviembre 2017 en Actualidad, Historias reales

 

Etiquetas: , , , ,

9 de noviembre

Cecilia

Cecilia

Ya pasó el 9 de noviembre, el del ramito de violetas de Cecilia, y la fecha sirvió para celebrar en Madrid un gran concierto de homenaje para el que no había entradas y que me perdí. Pero es grato constatar el recuerdo que tantos y tantas siguen tributando a una artista tan prematuramente desaparecida, en 1976, cuando tan solo tenía 27 años. Yo descubrí a Cecilia cuando era más joven. Y es curioso lo rápido que me enganché a sus tema. Yo, que en aquel entonces tenía una dieta casi exclusiva de blues y rock, me quedé ensimismado con una artista poliédrica e inclasificable, con unos textos de un nivel literario muy destacados, y que desprendía una fuerza casi hipnótica. Cecilia le cantaba a una España que en ese momento se asomaba a la transición democrática tras los cuarenta años de plomo de la dictadura y su música desprendía un aroma de libertad y progreso que la emparentaban con grandes artistas anglosajones del otro lado del charco. Cecilia le cantaba sin complejos a España, y en ella, por desgracia, tan temprano encontró la muerte. Pero su música sigue sonando y ya forma parte de la banda sonara de generaciones y generaciones de compatriotas. Con un pie, por si acaso, siempre en el estribo, como ella cantaba, hay que seguir andando y haciendo camino.

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 noviembre 2017 en Ocio, cultura y redes

 

Etiquetas: , , , , ,

Los de Madrid

Bandera de la Comunidad de Madrid

Bandera de la Comunidad

Madrid es tierra de aluvión. Aquí han convergido, y nos hemos mezclado, españoles de las cuatro esquinas de la piel de toro. En mi generación había pocos, poquísimos chavales cuyos padres fueran madrileños, gatos, de pura cepa. Eran raros. “¡Anda, que tu padre es de Madrid!”, decía uno con asombro cuando conocía las parentelas de alguno de clase; era muy raro y hasta exótico. Madrid sigue siendo rompeolas de las Españas, y por eso nunca ha encontrado aquí sustento un partido madrileñista o regionalista, y lo poco que hubo apenas quedó en una expresión minoritaria e incluso pintoresca. En Madrid es raro que alguien te espete un “¿eres de fuera?” si escucha un acento de fuera, porque ser, lo que se dice ser, todos somos de fuera o con raíces de esa afueridad. A los de Madrid, y eso es una grandeza, mal que les pese a algunos, no se nos enseña el desprecio a otras regiones, ese sinsentido, y por eso llama tanto la atención cuando uno se encuentra gentes o comentarios que no simpatizan con “los de Madrid”, como si los de Madrid, cuando cenamos por la noche, nos reuniéramos en oscuros conciliábulos para conspirar contra estas o a aquellas regiones. Es una tontuna recordar estas cosas, y es triste tener que hacerlo en estos tiempos de convulsiones territoriales que nunca entenderé. Así es como siento yo Madrid, como una comunidad que es tierra de acogida y punto de encuentro, donde nadie es de fuera porque casi todos somos o tenemos orígenes de fuera, con todas sus virtudes y todos sus defectos. Y donde tenemos una bandera regional, siendo yo poco amigo de las banderas, que es una de las más bonitas del mundo al simbolizar las siete estrellas de la osa mayor, que tan claramente se divisa en estos cielos madrileños con aspiración de ser universales. Si Madrid, algún día, dejara de ser de esta manera, se replegara y se contrajera, perdería su alma y su esencia. Y esa bandera estrellada  habría perdido todo su sentido.

 
2 comentarios

Publicado por en 5 octubre 2017 en madrid

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: