Felices fiestas

Qué fin de año tan raro. Hogaño apenas hay luces navideñas en la gran ciudad, al lado del alumbrado masivo de antaño. Apenas felicitaciones (las de papel pasaron a la historia, por supuesto, pero tampoco las electrónicas se han prodigado mucho, al menos en comparación con las que yo recibía en años precedentes)… Y no creo que sea solo una impresión mía. Está todo más triste, más lacio, más mustio. Este 2012 que ha sido toda una tunda de realidad nos ha desprovisto de los disfraces y las imposturas, para darnos de bruces con lo que hay: y lo que hay es eso, mustio, lacio, triste. Pero tampoco hay que caer en el desánimo ni perder la esperanza, aunque vengan tan mal dadas. Yo esbozo una sonrisa por las cosas buenas que me han pasado este año, y otra más por las cosas buenas que vendrán, a pesar del aspecto tan amenazador que tiene 2013. Traslado a los lectores de este cuaderno de bitácora mi deseo de felicidad y de que todo se vaya arreglando, que mi hija Estrella plasmó en esta felicitación con la que ganó un concurso en su colegio. Ella es, también, garantía de felicidad y de futuro. Felices fiestas.

Felicitación navideña de Estrella
Felicitación navideña de Estrella

El fin del mundo (tal y como lo conocíamos)

No parece que hoy, 21 de diciembre, se vaya a acabar el mundo, porque parece ser que la lectura que se ha hecho de un panel jeroglífico maya de México es errónea. Así que tendremos que seguir aguantándonos los unos a los otros. Lo que sí parece este 21 de diciembre, cuando se cumple un año de Mariano Rajoy como presidente, es que se está acabando el mundo tal y como lo conocíamos. Nuestro mundo: fin de la sanidad y la educación públicas, servicios públicos depauperados, derechos y libertades por los suelos, recortes sin doquier… Todo está mucho peor que hace doce meses atrás, con un PP que ha visto desaparecer esa aureola de que con ellos todo iba a arreglarse como por ensalmo y la crisis iba a decir adiós por arte de birlibirloque. El mito de que con Mariano y sus cuates iba a solucionarse todo porque casi que tenían poderes mágicos y estaban tocados por la gracia de algún dios rodó por el suelo. Aquí seguimos, y seguiremos empeorando merced a sus políticas neocon. Feliz fin del mundo.

Interesante vídeo: #elañodelcambiazo. Para echarse a temblar.

Cultura pistolera

La horrenda tragedia de Connecticut, con un chalado que entró en un colegio de Newtown y se llevó por delante la vida de más de veinte personas, muchas de ellas niños y niñas de corta edad, vuelve a disparar el debate sobre el fácil acceso a las armas en Estados Unidos. Ojalá el presidente Obama haga algo por contener semejante barbaridad, la consecuencia extrema del culto a la pistola que está en el origen de esta nación, denunciado por Michael Moore en el documental (de hace ya unos años) Bowling for Columbine. Pero parece complicado en un lugar en el que puede comprar uno un fusil de asalto casi que en cualquier parte, y en el que en muchas casas hay verdaderos arsenales. Mi hermano pequeño, que vive allí, me manda un periódico reciente, cuya foto adjunto, con anuncios de anuncios de fusiles automáticos (desde 300 euros, una bagatela), al igual que los periódicos de este lado del charco traen perfumes a estas alturas del año: algo de lo más normal del mundo. A nosotros nos choca, pero mucha gente de allí lo ve como si tal cosa, con poderosos grupos de presión a favor de seguir defendiendo esta cultura pistolera. Obama parece estar dando algunos pasos para ir conteniendo esta locura; ojalá llegue a buen puerto y la tragedia de Newtown alumbre, al menos, un tiempo nuevo.

Las tiras cómicas en un periódico de USA, y al lado los anuncios de armas. Normal, ¿no?
Las tiras cómicas en un periódico de USA, y al lado los anuncios de armas. Normal, ¿no?