RSS

Archivo de la etiqueta: adolescencia

Pies pequeños

Haruki Murakami

Haruki Murakami

Pies pequeños medía un metro noventa o así. Era desgarbado y flaco. El cuerpo le empezó a crecer a lo loco cuando adolescente, cuando pies, brazos y extremidades comienzan una loca competición espoleada por las hormonas, y aquello no paró. Pies pequeños recuerda la locura de aquellos años, con su cuerpo convertido en una olla en permanente ebullición. Pensó que con el paso del tiempo lograría gobernar aquel su nuevo ser desmadejado, como son un poco todos los adolescentes cuando crecen, que se descontrolan y no consiguen del todo hacerse a la idea de su nuevo envoltorio. Todo le creció a pies pequeños, menos los pies que le sustentaban, y de ahí su mote. Esta mañana se ha arreglado rápido para ir al trabajo, pero se ha trastabillado con sus pequeños pies, incapaces de guiar adecuadamente su mole, cuando bajaba por las escaleras y se ha metido una buena toña en toda la nariz. Como ha podido se ha recompuesto, se ha puesto un vendaje en la tocha, ha agarrado el 1Q84 de Murakami, que se está leyendo, y se ha apresurado para no llegar más tarde de lo habitual al curro. Pies pequeños no se cansa de explicar que su problema arranca de la adolescencia, de la edad del dolor, cuando el crecimiento no le afectó por igual. Si sus pies hubieran crecido a la misma velocidad e intensidad que el resto de su ser, posiblemente se sentiría más con los pies en la tierra. Pero como no es así, pies pequeños está todo el día con su mente en las nubes. 

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 mayo 2018 en Historias reales

 

Etiquetas: , , , , ,

Dejémosles ser niñ@s

Playmobil

Playmobil

Traía en fechas recientes La Vanguardia una información que constata algo que todos podemos ver en las calles de nuestros barrios, pueblos y ciudades: los niñ@s cada vez son menos niños; su tránsito en esa etapa de sus vidas cada vez acaba antes, lo cual debería hacernos pensar en qué sociedad estamos construyendo entre todos (unos más que otros). Reproduzco algunos párrafos de la información, porque no tienen desperdicio: «La infancia de los niños españoles se reduce paulatinamente y pierde terreno frente a a la adolescencia, en la que los menores entran cada vez a edades más tempranas, adoptando modelos de comportamiento adulto a partir de los 11 años, e incluso antes. Los niños no están viviendo la infancia, ha asegurado la catedrática de Teoría de la Educación de la Universidad de Valencia Petra María Pérez, autora del estudio Infancia y familias. Valores y estilo de educación (…) Mientras que los niños se entretenían antes hasta los 13 años con muñecas, coches y otros juguetes tradicionales, en la actualidad dejan de jugar a una edad muy prematura, les interesan los programas de televisión de adultos, quieren vestirse como mayores y usar móviles. El no haber jugado y leído lo suficiente provoca que los menores no sepan esperar y quieran todo ya, factor que se convierte en la causa de conflictos en el seno de las familias más destacada por los padres, en un 22,3% (…)». A mí constatar estos hechos, que uno ve a diario cuando tiene hijos pequeños de corta edad, con compañeros de colegio que imitan el comportamiento de modelos o de cantantes de televisión me produce un gran desasosiego. Estamos privándoles de su infancia; qué triste es condenarles a que sean viejunos antes de tiempo.

 
1 comentario

Publicado por en 26 junio 2010 en Actualidad

 

Etiquetas: , , , , , ,

Carta a Paul Auster

Paul Auster

Paul Auster

«Estimado Paul Auster. Sus libros siempre me hacen pensar en los complejos vericuetos de la identidad humana, que usted con tanta maestría describe, y desde planos tan distintos. Creo recordar que es en su libro semibiográfico El Palacio de la Luna donde uno de los personajes habla de que en alguna parte, en algún lado, vive un tipo igual que él, o que yo, o que usted, que posiblemente se llame igual que usted, o que yo, y tenga el mismo rostro y quizá piense lo mismo. O piense totalmente distinto pese a ser en apariencia tan iguales. Un amigo me contó hace mucho, cuando éramos adolescentes, en la edad del dolor, la siguiente pesadilla: perseguía, entre brumas, a un individuo de aspecto fantasmagórico y enmascarado, por los pasillos en penumbra del colegio donde estudiaba; le atrapaba, caían rodando al suelo y mi amigo le acababa golpeando la cabeza con un melón, o una sandía; qué extraño desenlace. Al quitarle la máscara, descubrió que el tipo fantasmagórico, desvanecido, tenía su misma cara. Nuestro principal enemigo está en nuestro interior.»

 
2 comentarios

Publicado por en 22 abril 2010 en Letters

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: