Ejemplo de dignidad

Solidaridad
Solidaridad

Un ejemplo de dignidad. Noticia en La Verdad, de Murcia, de hoy: «33.319 inmigrantes que residen en la Región de manera irregular se quedarán sin tarjeta sanitaria el día 1 de septiembre, lo que significa que no podrán seguir acudiendo a su médico, salvo que sean niños o mujeres embarazadas. Sin embargo, algunas consultas seguirán abiertas para ellos, porque cada vez hay más voces entre los profesionales que apuestan por la objeción de conciencia a la norma. La campaña, que ha irrumpido especialmente en las redes sociales, está recibiendo el apoyo de colectivos como ‘Nogracias’ (una plataforma que nació para defender la independencia de los médicos frente a la industria farmacéutica) o la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública (ADSP). Dejar fuera de la cobertura sanitaria regularizada a miles de inmigrantes (solo urgencias) es, para Abel Novoa, impulsor de ‘Nogracias’ en Murcia, «una medida demagógica» que se acerca a «discursos de extrema derecha» y que además no aportará ahorro real a las arcas públicas. «Si no se atiende bien a los pacientes crónicos, al final terminarán acudiendo a Urgencias con complicaciones graves, y supondrá un mayor gasto», denuncia Novoa, que fue director de Calidad Asistencial de la Consejería.» El ejemplo está cundiendo en otros puntos de España.

A por ell@s (2)

Jungla
Jungla

Dando continuidad a lo que contaba ayer, traigo a colación la prensa de hoy, que cuenta lo siguiente: «El decreto ley de reformas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), que hoy publicará el BOE, concede de plazo hasta el 31 de agosto a los extranjeros residentes en España para justificar que cumplen los nuevos requisitos de acceso a la tarjeta sanitaria, es decir, tener la residencia en regla y contribuir con el IRPF. Los periódicos recuerdan que, desde ese momento, estar empadronado no bastará a los inmigrantes para tener derecho, como hasta ahora, a la tarjeta sanitaria individual, al tiempo que cifran en más de medio millón las personas de este colectivo en situación irregular que perderán el derecho a la atención médica gratuita. El País cifra en 240 millones el ahorro en un colectivo que, según apunta, gasta menos que los españoles». En suma, una nueva bolsa de exclusión social gracias a las políticas y decisiones de esta derecha montaraz que rige nuestros destinos y que está llevando a situaciones extremas a tanta gente. La crisis, amigo, amiga, no es algo ajeno a nosotros: cualquiera puede verse, en cualquier momento, sin trabajo, sin casa, buscando comida en los cubos de basura, en la puta calle. Y cualquiera podemos llegar a ser emigrantes y considerados inmigrantes en otro país, y vernos sin una mínima atención sanitaria. ¿Es esta la sociedad que queremos? ¡Bienvenidos a la jungla!

PD.- Acabo de leer unas declaraciones del portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, en las que afirma que el sistema sanitario «no puede ser coladero» y tacha de «fraude» su uso por inmigrantes irregulares. El PP, en definitiva, sigue agitando el espantajo de la inmigración para justificar el recorte de derechos sanitarios ante la opinión pública. Peligroso cóctel. Sigan ustedes incubando el huevo de la serpiente, que el lepenismo está más cerca. La decisión que han tomado ustedes es, directamente, de extrema derecha.