Respeto

Adiós, desesperanza
Desesperanza

«Doctora, mi padre y mi madre me enseñaron a respetar a los semejantes, hicieran lo que hicieran y se encontraran donde se encontraran en la escala social; fuesen quienes fuesen, barrenderos o ministros. Y así procuro hacerlo en mi vida, recordando que todos somos iguales, vistamos trajes o sudaderas, llevemos pañuelos o corbatas. Respetar a tus semejantes como seres iguales ante la vida que somos, que afrontamos semejantes miedos y frustraciones semejantes. Estos días en que dimitió Esperanza Aguirre, la todopoderosa ya expresidenta de Madrid, me acordé mucho de este asunto del respeto, porque es verdad que su marcha fue saludada con respeto. Y yo me preguntaba si este personaje público se merecía respeto en semejante trance, para concluir que sí. Ahora bien, doctora, para recordar también que no fue ella, que gobernó para los pudientes y los de rentas altas de la Comunidad de Madrid, un ejemplo precisamente de respeto hacia los demás. Porque no son muestras de respeto precisamente las políticas neoliberales que ella ha practicado, las del sálvese quien pueda y a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga. Las de su, seguro, admirado Romney del 47%. A mí más que darme esperanza, me dio desesperanza. Hasta siempre.»

Tiempo al tiempo

Partido Republicano
Republicano

Hay carteles firmados por la Comunidad de Madrid por las estaciones del Metro de la capital en los que el Gobierno del PP se ufana de que la región es de las comunidades españolas donde menos impuestos se pagan. Algo así. Los han puesto coincidiendo con la campaña de la Declaración de la Renta. Aquí pagamos poco, oiga, es el mensaje de fondo republicano que propalan las huestes de Esperanza Aguirre, porque también los conservadores de USA son enemigos de los impuestos y por extensión de todo lo público, que para eso sirven precisamente los impuestos. Aquí lo público en la CAM de momento se mantiene, aunque va mermando. Llegará un día en el que la Comunidad de Madrid regida por el sempiterno Pop Party se transforme en una Sociedad Anónima, ya lo verán, y al anuncio de hoy se le dará la vuelta mañana: ahora paga por todo aquello que te hemos dejado de dar, y a las empresas que a nosotros nos interesan. ¡Ah!, ¿que no tienes dinero suficiente para tener una sanidad o una educación en condiciones?, pues qué mala suerte. Tiempo al tiempo.

Ciudadan@s, a las urnas

Urna
Urna

Claro que voy a ir a votar. Voy a hacerlo por un alcalde que impulse la vida de los barrios de Madrid y que modernice sus dotaciones. Que respete los servicios públicos. Que deje de hacer desangeladas plazas de hormigón. Que no meta más coches en la ciudad, sino que trate de restringir el tráfico. Que promueva la vivienda pública e impulse el alquiler. Que revitalice la vida ciudadana y el orgullo de ciudad de Enrique Tierno. Que dinamice la vida cultural en todos los distritos, y no solo en el centro. Que no utilice el cargo como promoción para saltar a La Moncloa. Voy a votar para quitarle la careta al actual inquilino del despacho de la Alcaldía, que se viste de falso progre para arrebañar votos de todos lados. Y voy a votar por un presidente de la Comunidad de Madrid que no insulte a los discrepantes. Que deje de mermar los servicios públicos y que proteja la sanidad y la educación. Un presidente que acabe con la deriva derechista del Gobierno regional. Un presidente que permita que Telemadrid vuelva a ser la tele que yo conocí, y no lo que es ahora. La victoria está complicada, lo sé, pero hay que intentarlo. Cada uno sabrá lo que hace y lo que vota. Mañana será tarde para arrepentirse. Quedarse en casa solo empeora las cosas, así que, a votar, en mi caso, por la izquierda.