Cultura pistolera

La horrenda tragedia de Connecticut, con un chalado que entró en un colegio de Newtown y se llevó por delante la vida de más de veinte personas, muchas de ellas niños y niñas de corta edad, vuelve a disparar el debate sobre el fácil acceso a las armas en Estados Unidos. Ojalá el presidente Obama haga algo por contener semejante barbaridad, la consecuencia extrema del culto a la pistola que está en el origen de esta nación, denunciado por Michael Moore en el documental (de hace ya unos años) Bowling for Columbine. Pero parece complicado en un lugar en el que puede comprar uno un fusil de asalto casi que en cualquier parte, y en el que en muchas casas hay verdaderos arsenales. Mi hermano pequeño, que vive allí, me manda un periódico reciente, cuya foto adjunto, con anuncios de anuncios de fusiles automáticos (desde 300 euros, una bagatela), al igual que los periódicos de este lado del charco traen perfumes a estas alturas del año: algo de lo más normal del mundo. A nosotros nos choca, pero mucha gente de allí lo ve como si tal cosa, con poderosos grupos de presión a favor de seguir defendiendo esta cultura pistolera. Obama parece estar dando algunos pasos para ir conteniendo esta locura; ojalá llegue a buen puerto y la tragedia de Newtown alumbre, al menos, un tiempo nuevo.

Las tiras cómicas en un periódico de USA, y al lado los anuncios de armas. Normal, ¿no?
Las tiras cómicas en un periódico de USA, y al lado los anuncios de armas. Normal, ¿no?

PPoder mediático absoluto: #vanaportodo

Pirulí
Pirulí

El PP busca ya no solo imponer los brutales recortes en sanidad y educación a cualquier precio. Ahora pretende también, vista la contestación y el profundo malestar social que está suscitando su atroz aplicación de los ajustes contables, que la sociedad los asuma como inevitables y se los crea. De ahí el enésimo recorte, esta vez en libertades, plasmado con el asalto a RTVE. El Consejo de Ministros aprobó ayer un decretazo para que el nombramiento de la presidencia de la corporación pública ya no esté sujeto al consenso parlamentario de los grandes partidos. Ahora se va a permitir que la designación sea manu militari, por la mayoría absoluta del PP. Se trata de todo un golpe institucional para avanzar hacia el poder mediático absoluto, con una RTVE que va a perder, sin duda, los rasgos de pluralidad, independencia y profesionalidad que ha tenido desde las reformas del PSOE en 2006 y que va a pasar a ser un simple brazo ejecutor de la propaganda conservadora. Ojo, que igual hasta traen de vuelta a Urdaci, porque en este PP #vanaportodo.