Parte de bajas

Derecha
Derecha a la jungla

Qué semana tan fantástica para el desmantelamiento del Estado del Bienestar con la nueva poda de 10.000 millones de euros del Presupuesto. Arrancamos con el recortazo en los derechos educativos decretado por el señor ministro Wert, proseguimos con el recetazo ordenado por la señora ministra Mato y rematamos con el tasazo universitario amartillado por el mencionado señor ministro Wert. Todo al mejor postor, todo a saldo, que hay que desmantelarlo todo para poder abonar la deuda. Todo lo supedita el PP a pagar los talegazos que España debe a los grandes bancos (alemanes sobre todo, qué casualidad, los mismos que arrastraron a Grecia a un pozo sin fondo de la mano de la señora cancillera Merkel). Y Rajoy sigue la senda. Todo se vende, nada vale. El que quiera sanidad, que se la pague. El que quiera educación, que se la pague. E insisto: esto no es un ajuste contable, aquí hay detrás todo un entramado ideológico muy conservador y muy de derechas, que no se equivoque nadie. Vivan los neocon y a seguir cruzando el Rubicón. ¿Es usted pobre y sin recursos? Mala suerte. Haber elegido otro oficio.

Y todo esto en abril, para más inri

Tijeras
Tijeras

¿Pero es que en esta Era Pop todo es amargura? Los conservadores apenas llevan cien días instalados en La Moncloa, pero es que vaya tela. El repaso a la prensa de hoy a propósito de la bestialidad recortatriz de los Presupuestos Generales del Estado para 2012 solo trae tristeza. Las tijeras de Mariano I (que él maneja con una mano, porque la otra se la administra Angela Merkel) se han empleado a fondo para talar el Estado del Bienestar. Chas, chas, chas… Que no quede nada de los avances sociales que trajeron los gobiernos pasados. Todo con la excusa del déficit y del ajuste de cuentas brutal, como si el pobre presidente no tuviera más remedio que hacer lo que hace porque es lo que hay que hacer (oigan, Mariano I dice estas cosas, no me las invento yo). Pero es que sí hay alternativas: por ejemplo, impuesto a las grandes fortunas o a la banca, algo de lo que el PP no quiere oír hablar ni de broma, porque, claro, prefieren amnistiar a los grandes defraudadores. Lo triste, lo más triste, es que esto ocurre en abril, un mes antaño tan alegre, hogaño deprimente, y en este momento de torrijas que de repente se han vuelto amargas. ¿Es que no va a salir nunca jamás el sol, es que no va a escampar?

Violencia social

Protestas en Valencia
Valencia

A los estudiantes valencianos que protestan contra los recortes del PP se les golpea, y a continuación la derecha gobernante (jaleada por toda una inmensa caverna mediática) busca todo tipo de disquisiciones para justificar la brutalidad. Los médicos advierten de que los ajustes del PP están poniendo en riesgo el Estado del Bienestar. La nueva reforma laboral del PP permitirá dar una patada en el culo a los trabajadores sin apenas contrapartidas. ¿No es todo esto violencia social, ejercida por un Gobierno del PP que iba a ser tan centrado y tan centrista? Aquí se está produciendo un ajuste de cuentas, pero ideológico y con ADN marcadamente derechista: la teoría del sálvese quien pueda y de que el Estado es un estorbo y no debe ejercer ningún papel contra las desigualdades. Si quieres educación, te la pagas. Si quieres sanidad, te la pagas. El que no pueda, que arree; mala suerte. Y el coste de la crisis no se hace recaer sobre los bancos, sino sobre los obreros, que cobran demasiado y trabajan poco. Atención: solo han pasado tres meses desde las elecciones, pero la España más negra ha aflorado y se ha apropiado del escenario.

PD.- A Baltasar Garzón se le expulsa hoy de la carrera judicial. Hoy, 23-F, fecha de infausto recuerdo para los demócratas. Parece la última broma macabra que se puede hacer con él.