Ciclogénesis explosiva

¡Qué divertido!
¡Qué divertido!

Los meteorológos hablan de que una ciclogénesis explosiva, un fenómeno de la naturaleza, azotará hoy el tercio norte de España, con viento con fachas, digo rachas, superiores a 100 kilómetros hora. Así que al loro los habitantes de esas zonas, amárrense bien los sombreros y otros atavíos. Aunque, para rachas de viento explosivas, los recortes últimos con el único objetivo del ajuste contable que contienen los Presupuestos del Estado vistos ayer en el Congreso. Qué barbaridad, que ciclogénesis explosiva la de Rajoy y su alegre muchachada del Consejo de Ministros. Porque es verdad que siempre están alegres los condenados y condenadas; ¿de qué se ríen tanto? ¿No sería mejor que aparecieran con gesto contrito, como la ministra italiana aquella, en lugar de aparecer con ese jeto tan divertido que muestran? Está claro que desde que aplaudieron la entrada de España en la guerra de Irak en el Congreso (¿recuerdan?) todo les divierte, todo es motivo de alharaca. Ahora, ¿qué les entretiene, pensar en la caja que harán sus coleguitas cuando privaticen todos los servicios públicos después de dejarlos exangües (pues tal es su objetivo neocon: el que quiera sanidad, que se la pague; el que quiera educación, que se la pague)? Ellos son los detonantes de la ciclogénesis explosiva que se abate sobre el Estado del Bienestar. Y esa ciclogénesis explosiva acabará traduciéndose en protestas ciudadanas.

PD.- Los voceros del PP siguieron ayer con la matraca de la justificación de la injustificada retirada de la tarjeta sanitaria a inmigrantes sin papeles. “La sanidad española, para los españoles”, vinieron a decir. “España, para los españoles”, es el mensaje de su irresponsable, intolerable y xenófoba postura de agitar el espantajo de la inmigración para justificar los recortes sanitarios.

Aterriza como puedas

Spanair, Stop
Spanair, Stop

Dicen que el naufragio del crucero italiano es toda una metáfora de la deriva de la nación transalpina por culpa de la crisis y de otros males. Aquí, en esta España con tantos vínculos italianos, habría que pensar si el naufragio a su manera de Spanair es también una metáfora de nuestra particular deriva crítica como nación en estos momentos, sin apenas datos halagüeños a la vista a pesar de que se haya producido y consumado el Advenimiento Marianil que nos iba a salvar de todos los males pasados, presentes y futuros. Mientras Spanair se queda en tierra para siempre, las vidas de muchos paisanos y compatriotas también se van por el sumidero como consecuencia de la recesión brutal. Gentes que están intentando aterrizar sus vidas como pueden, en confusos aeropuertos españoles vacíos de pasajeros y de curiosos, porque esto es un sálvese quien pueda en el que ni siquiera se sabe si quedará alguien para apagar la luz. Otras gentes están intentando alzar el vuelo mientras la pista de despegue se achica, el cielo descarga una feroz tormenta y el horizonte solo se ve negro, negrísimo.

Ciao, papi

Hartas de Berlusconi
Contra Berlusconi

Un buen regalo hoy que hago años, en forma de titular de apertura de todos los medios: el primer ministro italiano, Silvio Papi Berlusconi, «será juzgado por abuso de poder y prostitución de menores por el denominado caso Ruby, después de que la juez Cristina di Censo aceptase la petición de la Fiscalía de Milán. La magistrada dictaminó ayer que Berlusconi debe ser procesado de inmediato porque “existen pruebas evidentes de que cometió ambos delitos”, y llamó al primer ministro a comparecer ante la Corte milanesa el próximo 6 de abril (…) La jueza precisó que Berlusconi cometió el delito de abuso de poder cuando en mayo pasado llamó por teléfono a la comisaría de Milán para interceder por la puesta en libertad de Ruby, detenida por hurto. La magistrada añade que Berlusconi afirmó que Ruby era la sobrina del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak. La acusación de incitación a la prostitución de menores se centra en la presencia de la joven en varias ocasiones en la casa de Berlusconi en Arcores, próxima a Milán, en la que la Fiscalía cree que hubo encuentros sexuales con el mandatario cuando Ruby era menor de edad. El delito de abuso de poder está penado en Italia con entre tres y doce años de prisión, y el de prostitución de menores con un máximo de tres, por lo que Berlusconi podría afrontar una condena de hasta 15 años. El mandatario italiano será juzgado por un tribunal compuesto por tres magistradas.» Berlusconi será, por tanto, juzgado, pero siempre que aparecen caudillos de este tipo, conviene recordar que no surgen por generación espontánea. En su caso, el primer ministro italiano llegó al poder, y se ha mantenido en él, a lomos del uso y abuso de las televisiones de su país, que han difundido modelos sociales que no están tan lejos de España. Sólo hay que encender la tele y hacer un poco de zapping para verlo.