RSS

Archivo de la etiqueta: Josep María Esquirol

Objetivo: cuidar

La resistencia íntima, obra de Josep Maria Esquirol

La resistencia íntima

No se trata de poseer, sino de amparar“, reflexiona el filósofo Josep Maria Esquirol en su bello ensayo La resistencia íntima (Acantilado, 2015). Cuidar, proteger, mimar la vida que nace casi que por casualidad, por pura chiripa en este mundo que es fruto de cruces alocados, carambolas y casualidades. “Me gusta cuidar“, le escuché una vez a una persona a la que gustaba desvivirse por los demás sin resultar empalagosa, atenta sin ser entrometida, paciente con personas que con frecuencia no tienen paciencia. Cuidar de las cosas que uno ama, sabiendo que, en efecto, cuando amas a alguien no se trata de poseerlo, de sujetarlo con cadenas, sino de ampararlo para que crezca libre, seguro y feliz. Es misión que requiere de tiempo, esfuerzo y delicadeza. Es una tarea que nunca finaliza y que exige dedicación y entrega. ¡Ay del que tiene un reino pero no lo cuida y solo lo somete por el imperio del terror y la ciega posesión! Así cualquier prado verde y cualquier hermosa fronda serán pasto de la tierra yerma. Y el tirano caerá en el olvido de lo que poseyó pero perdió por no procurar ese amparo que abría estas líneas.

 

Etiquetas: , , , ,

Caminar hacia la luz

El Concierto de San Ovidio

El Concierto de San Ovidio

En la vida deberíamos caminar hacia la luz, aunque haya tanta gente que prefiera el reverso de las tinieblas. Dejar de abismarnos en las sombras, salir al sol. Hoy leía una entrevista en prensa con un filósofo que no conocía, Josep María Esquirol, que habla de los dos infinitivos que, al final, son los que guían nuestra vida: amar y pensar.  Evitar las penumbras. Ignorar a los que hieren y causan daño. Rechazar también a los insensibles al dolor ajeno, a quienes tienen el corazón de hielo, a los que no se conmueven ante el sufrimiento (uf, estos son casi los peores). No transigir, tampoco, con quienes ríen las bromas y las chanzas, con los miserables que se burlan de los demás, como los personajes que se pitorrean de los ciegos de El Concierto de San Ovidio, de Antonio Buero Vallejo, que se representa estos días en el Centro Dramático Nacional de Madrid. El ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor, como también apuntaba el filósofo que citaba al principio de este apunte.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 abril 2018 en Ocio, cultura y redes

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: