Desesperanza Aguirre

Esperanza Aguirre
Esperanza Aguirre

Desesperanza Aguirre recordó a los trabajadores que asistieron en Metro a la manifestación del Primero de Mayo en Madrid quién manda: para coger el transporte público hubo que pagar un sobrecoste del 11% en cualquiera de los abonos o metrobuses, la última de sus medidas. Desesperanza Aguirre carga contra los sindicatos y, por ende, contra los trabajadores y trabajadoras. se ríe en su cara de sus derechos, desprecia sus reinvindicaciones. Tiene una virtud: mostrar el rostro descarnado de la derecha española, sin camuflaje, al contrario de lo que practican otros de sus correligionarios que fingen con imposturas. Desesperanza Aguirre quizá no haya cogido nunca el Metro (bueno, en campaña tal vez, para hacerse la foto), no habrá sabido nunca lo que es estar sometida a unas condiciones de trabajo miserables, con sueldos rastreros y convenios lamentables. Ella lleva toda la vida rodeada de lujo y oropel, como no puede ser de otra manera para alguien de tan alta cuna. Desesperanza Aguirre, que no está a la altura de la dignidad que se le presupone a alguien que ostenta la Presidencia de la Comunidad de Madrid, hoy de fiesta con motivo del 2 de mayo, se mofa de todo y de tod@s. Falta al respeto y a la dignidad de mucha gente trabajadora, de la que ella tendría algo que aprender. Pero no hay nada que hacer; ella solo responde ante su Dios.

PD.- Pancartas y lemas de la manifestación del Primero de Mayo en Madrid, que a pesar de no estar a tope de gente y de ser azotada por el frío y la lluvia, sí se vivió con intensidad y emoción, denunciaron la deriva autoritaria del Gobierno del PP, que quiere acallar a todos los que no piensan como Rajoy. El derecho a la protesta, señor@s del Gobierno, es lo único que están dejando ustedes a mucha gente.

Una sociedad dual

ADN
ADN

Los recortes brutales en educación, sanidad y servicios públicos decretados por la mayoría absolutísima del PP no están animados por un espíritu reformista. No son el cambio, son el cambiazo. No son reformas del modelo existente, sino pasos hacia otro paradigma: responden a una ideología concreta, neoconservadora y muy de derechas, que mina el ya de por sí escaso sentido de lo colectivo que tenemos en este país y consagra el individualismo más atroz. Es el refrendo, desde el poder, al “que cada cual se saque las castañas del fuego” tan enraizado en nuestro ADN, a que cada cual se busque la vida y que el que tenga pocos recursos quede sumido de por vida en el agujero. Ese es el modelo de sociedad que promueve la derecha española, con decisiones tan atroces como retirar la tarjeta sanitaria a los inmigrantes sin papeles. Y si la única solución para salir de la crisis son estos tijeretazos tan feroces y el establecimiento de una sociedad dual en la que los ricos y poderosos van a ser todavía más ricos y poderosos, y los más desfavorecidos van a quedar todavía más hundidos en el fango sin una mano que desde lo público preserve los equilibrios y les eche un cable, a mí eso no me va. Que paren el tren, que me quiero bajar. Y si no lo paran, unámonos quienes pensamos distinto y hagámoslo parar y transitar por otras vías antes de que nos arrolle. Este domingo hay convocadas manifestaciones en varias ciudades de España contra los tijeretazos.

Democracia

Democracia
Democracia

¿Pueden cambiarse las cosas? Claro: vota, elige, decide. El 22-M tienes una buena oportunidad. No todas las formaciones políticas son iguales, ni defienden lo mismo. la socialdemocracia ha construido el Estado del Bienestar, hay que recordarlo porque en este país la memoria tiende a ser laxa. Decir que todos los políticos son iguales solo le acaba haciendo el caldo gordo a los de siempre, a la derecha. Políticos podemos ser cualquiera, tú o yo, cualquiera que aspire a gobernar el espacio público.¿Es el sistema imperfecto? En efecto, seguro que sí. ¿Que prefieres quedarte en casa? Es otra opción, aunque también puedes elegir el voto en blanco. Es comprensible el cabrero de mucha gente, y hasta se puede compartir: las tesis neoconservadoras nos han metido en una crisis que la gente trabajadora, los que no tenemos asegurado nuestro futuro, no nos merecemos. Pero la democracia representativa de partidos que conocemos en Occidente, por la que mucha gente ha derramado y sigue derramando su sangre, es el mejor sistema político con el que se ha dotado el ser humano, a tenor de lo que uno puede ver cuando le echa un ojo a los libros de Historia. Al menos, es el menos malo. Y seguro, seguro, que se puede perfeccionar, y posiblemente de las protestas que tienen lugar estos días se pueda extraer una lección.