Avaros cognitivos

Ardilla avara
Ardilla avara

El sociólogo Manuel Castells cuenta en su reciente obra Comunicación y Poder (Madrid: Alianza Editorial, 2009) que los seres humanos “son avaros cognitivos que buscan información que confirme sus creencias y costumbres, un atajo cognitivo que reduce el esfuerzo mental necesario para realizar una tarea”, una interesante teoría expuesta por otro estudioso de la Ciencia Política, Samuel L. Popkin. Así se explica que, en el proceso de formación de la opinión pública, las personas “tienden a creer lo que quieren creer. Filtran la información para adaptarla a sus juicios previos. Son considerablemente más reticentes a aceptar los hechos que contradicen sus creencias que los que coinciden con ellas”. El conocimiento de este proceso de avaricia cognitiva, por citar un ejemplo que menciona Castells, fue utilizado por la Administración Bush para continuar haciendo declaraciones engañosas sobre la milonga de las armas de destrucción masiva como justificante de la guerra de Irak, que siguieron repitiendo una y otra vez aun cuando ya se hubiera demostrado su falsedad. Mucho ciudadano norteamericano, a pesar de todo, siguió creyéndoles. Una interesante teoría que nuestro refranero condensa con sabiduría: “No hay peor ciego que el que no quiere ver” / “No hay peor sordo que el que no quiere oír”.

Web 2.0 power

Manifestación
Manifestación

Hablar del poder e influencia de las redes sociales de la web 2.0 a estas alturas parece de perogrullo, aunque a veces no seamos conscientes de ello. Las redes forman ya parte de nuestra existencia y demuestran su eficacia a la hora de unirnos en una causa, como sucedió el pasado sábado con las exitosas manifestaciones y concentraciones que se desarrollaron en una veintena de ciudades de España, contra la impunidad de los crímemes del franquismo y a favor del juez Garzón. Buena parte de estas protestas se canalizaron a través de Facebook, en donde proliferaron grupos con cientos de miles de seguidores de la causa. La denominada por el sociólogo español Manuel Castells “autocomunicación de masas” de la era digital coexiste con la comunicación de masas de la era analógica (“Comunicación y poder”. Madrid: Alianza Editorial, 2009) e impacta en la opinión pública y en las relaciones de poder. Todos estamos en las redes sociales, como ayer describía El País en su suplemento dominical (“Conectados. La era de las redes sociales”). Pero estamos sólo en los primeros tiempos de esta nueva sociedad red, que tiene a su disposición para desarrollarse todo el potencial de las nuevas tecnologías de la información para introducir “nuevos actores y nuevos contenidos en el proceso de organización social, con relativa independencia de los centros de poder”, apunta Manuel Castells, uno de los mayores especialistas mundiales en sociedad de la información. Posiblemente no todos los asistentes a la multitudinaria manifestación del sábado en Madrid estuvieran en las redes sociales, pero lo que es seguro es que todas esas personas, algunas sin saberlo, se vieron afectadas por los revolucionarios procesos de comunicación que operan en la nueva sociedad. Continuará.