Mapa del tesoro

Una pirata
Una pirata

Me vino mi hija Estrella (+4), inspiradora de este cuaderno de notas de Faktuna, con un gran secreto: “Papi, este es tu mapa del tesoro”. Mi mapa, porque confeccionó otras dos copias, una para su madre y otra para ella. Y en efecto, me hizo entrega de un pergamino (un folio enrollado) con un mapa dibujado con boli azul de arriba a abajo y los siguientes elementos en su composición: unas nubes, un barco pirata en el cielo, un sol de aspecto burlón, una isla con montañas, unas olas, un ser sin identificar (“un señor”), una palmera. A la derecha de la palmera parten unas decenas de puntos -pasos- que llevan a un lugar señalado con una equis… que es donde se encuentra el tesoro, claro. Mi niña me precisó: “Papi, debajo de la palmera, en la playa, antes de ir a buscar el tesoro, nos tomaremos un cóctel” (el suyo sin alcohol, apostillo yo). Lo que no me indicó es cuál es el tesoro, pero creo que le da igual. Estrella tiene claro que lo importante en la vida es el misterio y las ganas de jugar, de aprender y de avanzar, sin pensar en lo que haya al final del camino.

Historias desde pequeñ@s

"Historia inventada"
Historia de Faktuna

Mi hija Estrella, de cuatro años, se inventó hace poco su primera historia con introducción, nudo y desenlace, cuyos personajes incluso dibujó en su pizarra. Dijo que era su “historia inventada” y trazó sobre negro, con sus gruesas tizas de colores, los rasgos de los personajes de este cuento, a cuyo protagonista dio el nombre de “Monstruo de la Faktuna”. Desde pequeños y pequeñas, como Estrella, tenemos la necesidad de contar, y de que nos cuenten, historias.