RSS

Archivo de la etiqueta: política

El Omron

El Omron

El Omron

Desde que mi suegro, doctora, se compró el aparato para medirse la tensión en casa, se ha vuelto loco. Fue detectarle el mal el médico de cabecera, como se decía antes (nunca se ha acostumbrado a llamarle médico de familia, como se dice ahora) y enloquecer. Le cuento el caso porque tengo confianza con usted. Resulta que fue detectarle el médico de cabecera, perdone que me repita, que su tensión ya no es la que solía ser y que tendía a la hipertensión, recomendarle el susodicho galeno que se la tomara la tensión de cuando en cuando y ya se ha vuelto loco, como todos los que le conocíamos ya suponíamos. Se ha comprado un cacharro llamado Omron en la farmacia de la esquina y se la toma cada dos por tres. Como está en casa y se aburre mogollón, pues venga a jugar con el cacharro, que no le llega la pensión para pilas de tanto uso como le da. En función de lo que le marque el cacharrito, toma decisiones sobre su vida, pero en plan minuto y resultado. No dan con el ajuste de medicación que necesita, será la edad, y está grillado con el temita. Que se le ha descompensado por la mañana, pues venga a suprimir sal y cafeses. Que parece que le baja a la tarde, pues viva el filete sabroso y paso de caminatas. Vive a golpe de toma de tensión. A veces despotrica de los políticos a los que conoce de la tele, de los que dice que toman decisiones a golpe de tuit o de encuesta, que son sus peculiares indicadores de la tensión del país, según le cuentan sus nietos, que él ya está mayor y no entiende nada del nuevo mundo. Les maldice, pero él viene a hacer lo mismo con su vida. Si hubiera sido político, solo dios sabe la que podría haber liado.

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 octubre 2017 en En la consulta

 

Etiquetas: , , ,

Una de política ficción

Congreso de los Diputados

Congreso de los Diputados

Una de política ficción. El presidente del Gobierno popular y los grupos políticos que le dan apoyo vulneran la legalidad, la Constitución y el Reglamento de la Cámara y registran una ley urgente para la recentralización del Estado y el fin de las comunidades autónomas. La oposición protesta airadamente ante esta ilegalidad flagrante, presenta recursos, abandona el hemiciclo… Todo en vano. La maniobra se consuma y se decide someter a un referéndum final y vinculante, deprisa y corriendo, sin censo y sin garantías, más propio de una república bananera que de un país avanzado y democrático en pleno siglo XXI. El Tribunal Constitucional prohíbe su celebración. El presidente y sus cuates hacen caso omiso y siguen adelante con sus planes, costeados con dinero público, claro. Las autoridades europeas ponen el grito en el cielo ante estas decisiones. Los fabricantes de banderas hacen su agosto. Los medios de comunicación afectos hacen su trabajo de propaganda y agitación, que da continuidad a la tarea de adoctrinamiento que se ha venido desarrollando en las escuelas y en los colegios desde hace décadas. Los jueces ordenan a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que hagan su trabajo e impidan la comisión del no-referéndum y de una ilegalidad flagrante, algo que no ocurre. El presidente da por buenos los resultados de la farsa y anuncia que el Congreso, o lo que queda de él, aprobará sus planes y la recentralización del país, en contra de toda lógica y de toda ley, de la historia compartida, echando por tierra la estructura legal en la que se apoya el sistema, después de haber sometido a la sociedad española a una tensión inimaginable. La gente sensata se pregunta cómo se ha podido llegar a esta situación, pero nadie les escucha, porque lo que vende es el grito, la furia y el abucheo a quien osa discrepar… La gente sensata se siente abatida de que haya tanto dirigente político irresponsable que divida entre buenos y malos, entre afectos y desafectos… Pero todo da igual.

¿Qué estarían diciendo y haciendo los nacionalistas de las diversas nacionalidades del ahora llamado Estado español si hubiera sucedido algo así?

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 octubre 2017 en Actualidad

 

Etiquetas: , , ,

La risa vence al miedo

Senses / by Norma Desmond

Senses / by Norma Desmond

La alcaldesa de aquel pequeño pueblo del interior de La Mancha regentó años ha una farmacia. El mundo aquel de drogas legales e ilegales lo dejó tiempo atrás, cuando decidió dar el salto a la política, animada por la numerosa clientela que siempre vio en ella dotes para el liderazgo del común de los mortales. Así que colgó la bata blanca en una alcayata de la parte de atrás de la farmacia, se presentó a las elecciones y sin fórmulas magistrales se alzó con el bastón de mando del pueblo. El negocio se lo traspasó al mancebo y su novia, licenciada en Farmacia, que desde entonces lo han llevado. Ella apenas volvió a entrar, salvo para comprar las pastillas contra la alergia al polen cuando llega la primavera. Pero hace unas semanas, se sobresaltó. Ocurrió que recibió una llamada de su exfarmacia, informándole de la cantidad de tranquilizantes y ansiolítocos que se están despachando para calmar los nervios de la población. No dan abasto, le contaron. La alcaldesa pidió informes, se preocupó, atendió a las estadísticas y se entrevistó con las asociaciones que le hablaban de la desesperación de su pueblo. Hace unos días juntó a los vecinos en la plaza Mayor. Se asomó al balcón y por la megafonía se dirigió a sus paisanos y paisanas, a quienes conoce casi que por el nombre de pila. Los ve abatidos, asustados. “¿Quién de vosotros tiene miedo, sufre, padece, siente que la tierra se le abre cada día bajo los pies en esta maldita crisis?”, les pregunta. Un mar de manos se alza ante ella. “¿Y qué podemos hacer?”, agrega. No hay respuesta. De repente, en la esquina de la plaza un grupo de niños de seis o siete años se echa a reír, a carcajadas locas, como ríen los locos bajitos cuando son felices, a mandíbula batiente. Y una carcajada espontánea agita toda la plaza y devuelve, por un instante, la ilusión de que todo irá a mejor, de que la risa puede vencer al miedo.

 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: