Tiene que llover

Duran
Duran

Tiene que llover a cántaros sobre la piel de toro. Para eliminar las boinas de suciedad y polución que se aposentan sobre las ciudades. Una lluvia suave y persistente a la vez, que elimine la contaminación acumulada en este cálido otoño. Y que luego salga el sol y blanquee la piel de toro, sin llegar a cuartearla. Un agua purificadora que, sobre todo, se lleve por delante los prejuicios que a estas alturas todavía existen entre las comunidades de esta antigua nación, una de los más viejas de Europa para tantas cosas. Los prejuicios entre norte y sur; entre este y oeste. Los prejuicios sobre los que cabalgan formaciones nacionalistas como la de Duran i Lleida, que acaba de cargar contra los jornaleros andaluces, una vez más, olvidándose de los millones de emigrantes andaluces, y de manchegos (mi padre entre ellos), y de gallegos, y de extremeños… que marcharon a Cataluña décadas atrás, sin cuyo trabajo y entusiasmo la industria catalana nunca habría podido desarrollarse. Y que se borren también los prejuicios que en muchas zonas y en muchas latitudes ideológicas se siguen teniendo hacia Cataluña, que ha sido siempre motor de España. Y que, tras la lluvia, la nación se funde sobre una defensa común de valores, y no sobre un conjunto de banderas desvaídas.

Absurdancias

Cráneo de Neandertal
Neandertal

Tengo tal desconocimiento del mundo del fútbol, que cuando me comentaron que la gran noticia de la red y el trending topic (tema caliente) dominante en las conversaciones digitales durante las últimas horas era una foto de Piqué con otro tal Ibrahimovic, se me fue la cabeza pensando en el ex ministro del Gobierno del PP, de nombre Josep; qué deformación profesional la mía. Craso error, y gran ignorancia. ¡Ah, no! Que son dos futbolistas, parece ser que retratados en una supuesta actitud cariñosa que delataría ¿¿¿¿qué???? Medio planeta ardía en comentarios sobre su supuesta homosexualidad; qué gran noticia. Y la otra gran noticia es que uno de los dos, el tal Ibrahimovic, la desmintió a una reportera de un programa de televisión, con un “vente a mi casa y miras si soy maricón”. Qué nivel, el de tod@s. El de una sociedad que se lleva las manos a la cabeza y se contagia una risita histérica ante una foto de dos futbolistas de élite tras la que algunos insinúan que podrían ser homosexuales, y que dicen no serlo. ¿Y? ¿Qué ocurre, que no puede haber futbolistas gays? Por supuesto que los habrá, igual que hay obispos, políticos o charcuteros. ¿Cuándo dejaremos de ver las preferencias sexuales de cada cual como un asunto objeto de crítica? Un reciente estudio científico ha demostrado que nuestra especie, el homo sapiens, comparte parte de genética con la otra especie humana que nos precedió, los neandertales (entre el 1 y el 4% del ADN en los individuos euroasiáticos), echando por tierra las tesis de quienes decían que entre ambas especies no hubo una mezcla significativa. Pero a la vista de la noticia que encabezaba este post, no cabe sino colegir que la proporción de genética neandertal que pulula en nuestro cuerpo es mayor de la que dicen los estudios, por lo antiguos y retrógrados que much@s siguen siendo a estas alturas de la historia, vaya. Y me sorprende, por último, que una red en manos sobre todo de gente joven se altere de tal manera por un asunto como éste; les suponía más avanzados. Curioso.