RSS

Archivo de la etiqueta: realidad

Realidad poliédrica

Por tu Culpa

Portada de “Por tu Culpa”

La realidad se descompone en mil pedazos, como en un caleidoscopio, y solo alcanza a tener algo de sentido cuando giras el cacharrito en dirección al sol, intentando descifrar qué se oculta detrás de los dibujos de colorines, preñados de gracia al contacto con la luz. Es solo un intento, porque muchas veces, en realidad, uno no llega a comprender nada de lo que ve, o de lo que ocurre. Es, tal vez, lo que ocurre en una micronovela de mi amiga Silvina L. Monge,  Por tu Culpa, que trata de desentrañar los motivos de una tragedia a través de las múltiples personas que convivieron con el protagonista silente de esta obra, de verdad recomendable por su ligereza y su frescura, su ausencia de adjetivos y su búsqueda de la prosa precisa. Silvina me cuenta que “con Por tu Culpa aprendí la verdadera condensación de palabras. Cada letra tiene su lugar. Primero escribí y escribí para, tras un largo pulido, quedarme con la pena máxima de cada personaje condensada en breves párrafos. Es una novela al desnudo, sin maquillaje, cruda. Y que me ha dejado a mí tiritando en el vacío de un montón de palabras no escritas.Lo único que sé es que todos llevamos un papel arrugado dentro”. Ese papel arrugado contiene nuestra pena y nuestra penitencia.

PD.- Por tu Culpa se puede descargar, por una cantidad tan módica que es más bien simbólica, de las páginas de Amazon en España, Reino Unido y USA. Un pequeño gasto que representa mucho para esta joven escritora. Se lee en un ratito y gustosamente en cualquiera de los cacharritos digitales que nos acompañan y convierten en agradable el más anodino trayecto en metro.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 febrero 2014 en Ocio, cultura y redes

 

Etiquetas: , , , ,

Calles despuestas

Calles de Madrid

Calles de Madrid

Antes de la crisis, porque antes de la crisis también había realidad, cuando alguien quería salir demasiado pronto de su casa, casi que a la amanecida, cuando las sombras de la noche difuminan la realidad y todos los gat@s son pardos, siempre había alguien que reponía para intentar disuadirle: “Pero ¿dónde vas? ¿No ves que no están puestas las calles?”. Ahora sale uno a la calle, ya sea pronto o ya sea tarde, y las calles ya están puestas, pero puestas de aquella manera. Cruza uno el portal y se encuentra con una realidad cosida a machetazos y con socavones por dondequiera que uno mire. Calles puestas, de aquella manera, sí: aquí se recortaron los servicios de un centro de salud, allí un colegio sobrevive a pesar los tajos. Allí se ve un solar de un polideportivo municipal tan necesario para este barrio, pero que nunca se hará. Por aquella linde, rayana en el horizonte, solía pasar un tren de cercanías que ya no volveremos a oír pasar porque los gestores de la pela han dicho que sale caro. Al sol le falta un cacho porque alguien se excedió con las tijeras de podar, y la luna llora por la noche de angustia con los desvelos de tanta gente que no puede conciliar el sueño. Las calles están despuestas.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Fenómenos paranormales

Pau Donés

Pau Donés

Los indígenas de la piel de toro en particular y los humanos en general siempre hemos padecido una relación conflictiva con la realidad difusa que nos rodea, presente y ausente a la vez. En tiempos inquisitoriales se llegaba a condenar a los herejes en ausencia, y el castigo lo recibían efigies de los reos a falta de carne mortal sobre la que ensañarse. El tiempo ha pasado, pero esa relación conflictiva sigue sucediendo. Vean lo del premio literario otorgado a un etarra huido, un premio en ausencia (el Sarri, Sarri de la canción de Kortatu que bailaban los punkis radicales de mi barrio años ha). Y la epidemia se ha contagiado: acaban de darle un Nobel a un investigador que se presuponía vivo, pero que en realidad se acababa de mudar al otro barrio. Fíjense que ahora hay un candidato que aspira a gobernar la realidad española sin decir ni mu sobre sus verdaderas intenciones y cuya doctrina principal es el “depende” (le preguntan: ¿bajará las pensiones?, ¿recortará el gasto social?, ¿erradicará el cangrejo americano de los ríos patrios?, y él contesta, “uff, pues qué lío, depende, depende, depende…”). “Depende” fue el título de una pegadiza canción que cosechó un gran éxito estos años de atrás; a mí no me gustaba, pero eran legión sus seguidores.

 
2 comentarios

Publicado por en 4 octubre 2011 en Actualidad, Historias reales

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: