Una tunda de realidad

República

«Agente, vengo a la comisaría para interponer una denuncia. Siendo ellos tan reales y tan augustos, se les presuponía entregados a las más altas libaciones del espíritu, y no a las bajezas de la plebe. Pero no, oigan, son víctimas de las pulsiones humanas. Les pierden la carne, el dinero y los tiros. Al final hay más majestad en un obrero que hace dignamente su trabajo que en estas almas supuestamente coronadas. La realidad les está dando una buena tunda, y se está cayendo el velo que durante tantas décadas, con el concurso entusiasta de muchos medios, ha recubierto la institución. Son como usted y como yo, agente, peores sin duda en muchas cosas. Y si son como usted y como yo, si al final todos somos iguales y a todos nos iguala nuestra humana naturaleza, ¿tiene sentido mantener en lo más alto semejante poder? ¿No sería preferible que al frente de un país haya una persona a la que se pueda votar para ponerla, y quitarla cuando reciba una tunda de realidad y se tenga que ir a su casa? Dígame, agente, ¿a usted qué le parece?»

La plebe semos asín

Pobres
Pobres

«En los cuentos de mi hija, doctora, los reyes son seres generalmente magnánimos y sabios. También los hay cabronzuelos, pero acaban siendo derrocados en actos de justicia poética. No los hay escopeteros, ni cazaelefantes. A ver cómo le explico a la niña, a mi reina, que es preferible que se quede con esos, con los reyes de los cuentos, que son inofensivos, o con los Reyes Magos, en los que tanto cree y que por tanto existen, que son los que traen regalos y, como mucho, escopetas de juguete con balas de corcho atadas con un cordel. Pero esta niña que es tan lista seguro que se preguntará cuando vea la noticia en los telediarios: “¿Y este rey no se podría dedicar a cazar otras cosas? Por ejemplo, a cazar comida para toda la gente que en el barrio la busca en los contenedores de basura, algo cada vez más frecuente. O a cazar trabajos para los casi seis millones de españoles que no lo tienen y que posiblemente jamás puedan viajar hasta Botsuana, el territorio de la realidad irreal donde el rey caza paquidermos”. La plebe semos asín, doctora, ni pensamos en cazar elefantes, ni queremos ir a Botsuana. Solo deseamos, doctora, que no nos caiga un elefante sobre la cabeza en forma de mala noticia, como quedarnos sin trabajo en estos días inciertos.»

PD.- Si viviéramos en la III República y el presidente hubiera protagonizado semejante episodio, ¿qué pasaría? Casi con toda seguridad, se habría tenido que ir a su casa a recuperarse de la operación de cadera, para siempre.

Yo apoyo a Garzón

Sin duda, es feliz
Sin duda, es feliz

«Señor agente, buenas noches, aquí Cleofás Cista, listo para denunciar. Quiero denunciar a todos los que dicen que los fascistas estamos detrás de la persecución contra el juez ese de las gafas, el tal Garzón. No estamos detrás, oiga, ¡que no se enteran y por eso tengo que presentar una denuncia! Estamos DELANTE, adelante, a la cabeza de la manifestación, junto con los falangistas, franquistas, terroristas, contrabandistas y otros -istas, todos muy juerguistas moviendo las caderas y pasándolo en grande al ver a nuestro querido amigo y ex perseguidor sentado en el banquillo por aquellos a quienes solía perseguir. No lo pasaba tan bien desde hace muchos años, desde aquellos felices años con el caudillo, cuando éramos tan jóvenes. Nunca tuve remordimientos de conciencia por lo que hicimos durante cuarenta años; nunca tuve que pedir perdón, nunca tuve que dar explicaciones, porque eran otros los que me las daban a mí (aún recuerdo sus rostros desencajados), y ahora encima ocurre esto. ¡Mi felicidad es completa, y encima un 14 de abril, Día de la República, qué fecha tan linda para seguir meándonos de risa!»