De tesoros

Tesoro de Las Mercedes
Las Mercedes

La actualidad la marcan los tesoros. Un avión ha traído desde el otro lado del Atlántico un tesoro de una fragata española hundida en el fondo del Atlántico. Habrá que ver a qué se destinan los miles de monedas: dicen que van a ir parar a varias instituciones museísticas españolas, aunque, quién sabe, seguro que más de un gestor público se vería tentado de destinarlas a enjugar la deuda ingente que asfixia nuestras arcas. El oro español que inundó Europa, traído de América hace siglos, podría volver a echarnos un cable, aunque me temo que de poco iba a valer. El mismo Estado que nos devuelve el tesoro de La Mercedes embarga el tesoro de un colegio privado por una deuda de la Seguridad Social. Las tizas, los pupitres… Los bienes más preciados de cualquier niño que vaya al colegio, los medios materiales que constituyen sus aulas. Y luego los devolvió. Es otra imagen de esta crisis que acaba con los sueños, como lo es la del duque imputado en un caso de supuesta corrupción en un nada inocente cuento en el que la justicia intenta averiguar el paradero de otro tesoro perdido en forma de fondos públicos malversados.

Mapa del tesoro

Una pirata
Una pirata

Me vino mi hija Estrella (+4), inspiradora de este cuaderno de notas de Faktuna, con un gran secreto: “Papi, este es tu mapa del tesoro”. Mi mapa, porque confeccionó otras dos copias, una para su madre y otra para ella. Y en efecto, me hizo entrega de un pergamino (un folio enrollado) con un mapa dibujado con boli azul de arriba a abajo y los siguientes elementos en su composición: unas nubes, un barco pirata en el cielo, un sol de aspecto burlón, una isla con montañas, unas olas, un ser sin identificar (“un señor”), una palmera. A la derecha de la palmera parten unas decenas de puntos -pasos- que llevan a un lugar señalado con una equis… que es donde se encuentra el tesoro, claro. Mi niña me precisó: “Papi, debajo de la palmera, en la playa, antes de ir a buscar el tesoro, nos tomaremos un cóctel” (el suyo sin alcohol, apostillo yo). Lo que no me indicó es cuál es el tesoro, pero creo que le da igual. Estrella tiene claro que lo importante en la vida es el misterio y las ganas de jugar, de aprender y de avanzar, sin pensar en lo que haya al final del camino.