El TC le para los pies al Gobierno

Stop
Stop

Es tanta la espuma (sucia en general) que cubre los días y la sinvergonzonería de malas noticias acumuladas jornada tras jornada, que uno corre el riesgo de pasar por alto las cosas buenas que también siguen ocurriendo. Yo quiero destacar hoy una: el Tribunal Constitucional ha dicho no a una de las mayores tropelías del Gobierno conservador, la retirada de la asistencia sanitaria gratuita a los inmigrantes irregulares, una medida xenófoba, injusta y, sobre todo, peligrosa, por cuanto crea guetos sanitarios. Acaba de trascender la noticia de «que el Tribunal Constitucional ha avalado la decisión del País Vasco de garantizar la atención sanitaria pública y gratuita a estas personas y por tanto la asistencia universal, al entender que la desprotección de este colectivo repercute en su salud individual y tiene además implicaciones en la del conjunto de la sociedad. Según el Alto Tribunal, las autoridades “deben prevenir la propagación de determinadas enfermedades infecto-contagiosas” y “evitar riesgos de tipo sanitario”. Por lo tanto, permite al Gobierno vasco seguir expediendo tarjetas sanitarias a los ‘sin papeles’ de acuerdo a unos “criterios mínimos” de empadronamiento y arraigo», según figura en el resumen de prensa de La Moncloa. Un buen varapalo para el Gobierno, en donde deberían recordar que los derechos básicos de las personas deben anteponerse a todo y que para su política de recortes enloquecidos también hay límites intocables.

Mi libertad preserva la tuya

Este sábado fui con mi hija al multitudinario desfile del Orgullo LGTB, en Madrid. Nos subimos y lo disfrutamos desde un lugar muy especial, el del bus descubierto del Partido Socialista, mi partido, la formación que impulsó la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo, contra la que el reaccionario PP interpuso un recurso de inconstitucionalidad que ahora, por fin, parece ser que el Alto Tribunal va a echar abajo el próximo martes. Mi hija no preguntó por lo que vio, no se alarmó, ni se extrañó de ver a parejas del mismo sexo besándose, queriéndose en libertad. “Mi libertad preserva la tuya”, rezaba una de las pancartas del desfile. Y así es, en efecto: cuando se persiguen las libertades de las minorías en nombre de unas supuestas mayorías, es que la sociedad está corrompida desde sus cimientos. Garantizar el derecho de las personas a que se acuesten, convivan y sean felices en compañía de quien quieran debería estar en el frontispicio de los ordenamientos legales de todas las naciones. España dio ese paso hace siete años de mano de un Gobierno socialista; otros países siguieron su ejemplo, pero falta trecho por recorrer y muchos desfiles que celebrar hasta que sea una realidad en todo el mundo. Mientras tanto, mi hija Estrella crecerá con el convencimiento de que todas las personas son iguales y libres para amarse, con independencia del sexo de cada una. Crecerá libre de los retrógrados, reaccionarios y lamentables prejuicios que han sojuzgado y condenado a tantas personas durante tantos, demasiados, años. ¡Viva la libertad!

Una joven asistente al desfile, con unas gafas de corazones, para verlo mejor
Una joven asistente al desfile, con unas gafas de corazones, para verlo todo mejor

Macedonia de titulares

Senyera
Senyera

La visión de los medios de comunicación sobre la realidad siempre es, necesariamente, parcial, determinada por su línea editorial, su tendencia ideológica y sus propios intereses. Lo de este martes, a propósito de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que avala la mayor parte del Estatut catalán, arroja una verdadera macedonia de titulares para desayunar, a menudo contrapuestos. La prensa madrileña se despacha con titulares como el TC “avala el Estatuto pero niega validez al término nación” (El País), “Casas salva el Estatut mediante un último apaño” (El Mundo), “El TC purga el Estatut” (ABC), mientras que para La Razón el Constitucional “desinfla la ‘nación’ catalana del Estatut” y para Público la norma “sale tocada”. Los principales medios catalanes titulan “Volem l’Estatut” (El Periódico) y el TC “rebaja el Estatut” (La Vanguardia). En conclusión, una entrenida ensalada de titulares principales, en los que no hay menciones a esa supuesta desintegración de España que el PP vino pregonando desde que impugnó el Estatut, y que se ha demostrado absolutamente falsa, como tantas otras cosas.