Le sale extraordinario

El bosque es grande y profundo
Portada del libro

En uno de los mercadillos que frecuento acaban de estrenar charcutería. Compré el otro día varios productos (queso, sobrasada,,,) y a cada pedido que le hice, el tendero me contestaba con la misma apostilla, con el mismo comentario: “Le sale extraordinario”. Ocurre a veces cuando vas a la librería, y aciertas en ocasiones, y en otras no, con libros que resultan ser de tu gusto, y a veces fallas, claro. Pero acabo justo de leer de un tirón una novela de un querido y viejo (lo de viejo es un decir, que Darriba es aún joven) compañero de faenas, el lucense Manuel Darriba, El bosque es grande y profundo (Caballo de Troya, 2013), y aquí sí que tengo que contestar como el tendero de la primera frase: “Le sale extraordinario”. El libro de mi querido Darriba ahonda en la condición humana de seres inocentes abocados a una guerra cruenta, en una situación extrema de un apocalipsis apenas descrito pero presente en todas partes de su estupenda obra, y que solo cuentan con lo más preciado que tiene el ser humano: su dignidad; la dignidad que simbolizan los dos hermanos protagonistas de esta obra que tiene mucho de cuento -no en vano se llaman Hansel y Gretel- y que encarnan a tantos seres que a estas alturas de la historia, en tantas partes del mundo, se ven sometidos a situaciones límite que seguro que jamás imaginaron tener que vivir, ni en sus peores pesadillas. Enhorabuena, Manuel, y gracias por internarnos en ese bosque maravilloso de tus letras.