Sublime equilibrio

Un momento de Equilibrio
Equilibrio

Cuando cae el telón de Equilibrio, queda una sensación de tristeza porque se acabe este lindo espectáculo. Y de melancolía por la belleza concentrada en cuarenta minutos de función y por todo lo que queda por vivir. Los promotores de la obra, de la compañía Daniel Abreu, explican que las tres protagonistas, mediante su danza, hablan “de las necesidades de afecto, de la necesidad de ser importante, de lo que supone estar solos o acompañados, de ofuscarse en lugares concretos”, de “lo que somos capaces de hacer por sentirnos en paz, tranquilos y en equilibrio”. De la sala sale uno con sensación de haber recibido un intenso masaje en los sentidos, con una obra alternativa que no se puede definir en palabras, porque la coreografía de las tres actrices que la bailan y la interpretan es tan sutil y delicada como unos versos expuestos al aire. Si se animan, esta noche tienen oportunidad de verla en la Kubik Fabrik (21:00). Ojalá que quienes la vean salgan como salí yo: con esa sensación de bienestar, de paz, de sublime belleza; de equilibrio, sí.

El equilibrio

Bicicleta
Bicicleta

Si tuviera un lienzo en blanco, proyectaría todas las imágenes en forma de diapositiva que han compuesto este verano de 2010 a punto de rematar. Desfilarían una detrás de otra las imágenes de los lugares que he visitado, los rostros de la gente amable que he conocido, el aspecto de los platos que he saboreado, las aguas de los mares que han bañado mi piel, los rayos de sol que me han tostado. Pero de todas las imágenes, para el disco duro de la posteridad, conservaría una de forma muy especial: la de mi hija Estrella montando en el patio de mi casa sobre su pequeña bicicleta sin ruedines, aprendiendo a guardar el equilibrio. Una lección clave que ella aprendió muy rápido: guardar el equilibrio, procurarlo al menos, sobre ese hilo invisible, tan inestable, que es la vida.