Al revés

Sean Penn
Sean Penn

«Vaya por Dios. He leído el periódico demasiado deprisa y demasiado en diagonal y tengo una confusión neuronal considerable, como si hubiera sumergido lo que me queda de cerebro en una coctelera y le hubieran pegado unos meneos en Chicote. Resulta que en Madrid todas las procesiones las van a protagonizar ateos convictos y confesos que van a sacar en procesión a Scarlett Johansson y a Sean Penn como testimonio de su amor al Sumo Hacedor, Sumo Hacedor que en realidad es el Gobierno de China que ha decidido comprar ingentes cantidades de derechos humanos en todo el mundo para saldar la deuda que tiene con su sociedad de tal forma que que los ciudadan@s de la República Popular sean merecedores de tal nombre y no ocurra lo que en España, en donde se juzga antes a los jueces que a los corruptos a quienes persiguen. Ah, no, que esto último no es al revés, que es ¿al derecho? Qué carajal tengo; debe de ser la alergia al polen.»

Querido Carlos Hache

José Couso
José Couso

Si Carlos H estuviera en el Norte de África estos días, seguro que se lo pasaría en grande narrándonos al resto de los mortales que estamos al otro lado de la tele, o de Internet, la revolución democrática que agita la zona, que comenzó en Túnez, sacude Egipto y parece que seguirá extendiéndose. Ojalá (lawšálláh, si dios quiere; esta interjección española de origen árabe viene como anillo al dedo en este contexto) que esta revolución 2.0 traiga, de la manera más pacífica posible, gobiernos comprometidos con la paz, la justicia social, el progreso, la libertad y la democracia. Carlos H se emocionaría y nos emocionaría con historias como las ocurridas en El Cairo, en donde hubo gentes  que hicieron una cadena para proteger los tesoros del Museo Nacional y evitar así el saqueo que se podía haber producido en un momento de borrachera revolucionaria. Porque no todo vale, por mucho que las revoluciones sean pacíficas y persigan un fin justo. Y precisamente porque tampoco todo vale en las guerras, Carlos H ha vuelto a Irak, a Bagdad, para participar como testigo en la comisión judicial del magistrado Santiago Pedraz, que ha reconstruido el asesinato del cámara de Telecinco José Couso hace ocho años a consecuencia de un disparo de un tanque norteamericano contra periodistas apostados en el Hotel Palestina de la capital iraquí, y nos lo ha estado contando en elmundo.es. Los periodistas eran testigos molestos de los muchos desmanes cometidos en la bárbara guerra de Irak, que Carlos H cubrió para Antena 3. Y también son testigos imprescindibles de momentos tan hermosos como el de una cadena humana protegiendo un museo en la capital egipcia. Carlos Hache lo sabe bien. Carlos H es el extraordinario periodista Carlos Hernández, mi ex jefe, mi amigo.

Posdata.- El martes 5 de abril, un par de meses después de escribir este post, se confirmó el regreso de Carlos Hernández a la Dirección de Comunicación de la Ejecutiva Federal del PSOE. Di saltos de alegría cuando lo supe. Para mí, es una de las mejores noticias de lo que va de año. Carlos H, mi amigo, vuelve a ser mi jefe.

Stop a los abusos sexuales

Rosa Montero
Rosa Montero

Llamaba la atención la periodista Rosa Montero, en el dominical del diario El País de ayer, sobre una lacra y un abyecto tabú que todavía no ha salido lo suficiente a la superficie de nuestra sociedad: el de las agresiones sexuales cometidas por parientes cercanos, con frecuencia padres, contra menores de su entorno. En este magnífico artículo, Montero denuncia que el incesto -que sigue existiendo quizá en la casa del vecino de usted mism@ que lee estas líneas- “forma parte de los terribles secretos de alcoba, de ese mundo abisal que ocultan las familias y que a menudo jamás sale a la luz”. Lo estremecedor y preocupante de esta abyección es que diversas organizaciones internacionales calculan que “el 90% de los casos de incesto no se hacen públicos”. Es más: casi un 25% de mujeres y un 15% de hombres españoles confesaron en una investigación de 2008 que habían sufrido abusos sexuales en la infancia (en el 39% de los casos el agresor era el padre). Y lo pavoroso no acaba aquí: lo atroz llega cuando las víctimas intentan conseguir justicia y apoyo en la sociedad, y esa misma justicia y la propia sociedad les vuelve las espaldas y encima parecen culparles. Así le ocurrió a la francesa Isabelle Aubry -creadora de la Asociación Internacional de Víctimas del Incesto-, que acaba de publicar La primera vez tenía seis años, “testimonio personal, en ocasiones difícilmente soportable, sobre el infierno vivido por una niña que fue sobada por su padre desde los seis años, violada sistemáticamente a partir de los 12” y que cuando denunció su caso se encontró con que la justicia consideró que no se había resistido al monstruo que decía ser su progenitor, y que por tanto no había habido violación. Rosa Montero termina su artículo con una recomendación clara: “Si lees esto y sabes de qué hablo, recuerda: no eres culpable, no estás solo, denuncia”. No caigamos en la negación de esta realidad, en la ocultación de estos abusos, por asqueroso, sucio y repugnante que sea este asunto, y menos aún en culpabilizar a las víctimas y a muchas madres que están luchando por sus hij@s tras haber hallado que su marido era una mala bestia, y que a menudo sólo encuentran incomprensión y rechazo, empezando por en muchos casos en su propio círculo familiar. ¡¡Basta!!