RSS

Archivo de la etiqueta: lope de vega

Lope lañador

Lañas en la cerámica de Lope

Lañas en la cerámica de Lope

Los Reyes Magos me han traído una palabra que desconocía: lañero, o lañador. No leñero, ni leñador. Define un oficio consistente en reparar cerámicas rotas mediante pequeñas grapas de metal (lañas). Me llegó el regalo visitando la Casa de Lope de Vega en Madrid, en donde se conserva una vasija rota con varios cientos de años, recompuesta mediante las artes de este oficio desaparecido. Lope de Vega, que habitó esa casa, debió de tener mucho de lañero, o lañador, puesto que unió mediante la grapa de sus palabras centenares de historias a lo largo de sus setenta y pocos años, por los que desfilaron decenas de vidas en una vida tan azorosa como la suya, en las que tantas tempestades del alma, como dejó escrito, debió de atravesar sin laña alguna. Y ahora se entiende, y da mucha lástima, que en estos tiempos en los que hace falta tanto consenso en nuestra vida pública no haya personas que desempeñen este oficio del pasado y usen ese afán de poner lañas, de unir, de coser y cohesionar. Tal vez los Reyes Magos de Oriente puedan utilizar su magia para repartir lañas. A ver cómo se portan, y cómo nos portamos los demás.

 
1 comentario

Publicado por en 5 enero 2018 en Actualidad

 

Etiquetas: , , ,

El teatro a la calle

Cuánta razón

Cuánta razón

En la madrileña Cuesta del Moyano ha aflorado un escenario temporal –hasta el 24 de septiembre-, que simula los corrales de comedias que se instalaban en las plazas durante el Siglo de Oro, y que nos devuelve el teatro a pie de calle. La idea es fruto de la colaboración entre el Ayuntamiento y la Fundación Siglo de Oro. Una de las obras que tienen en cartel es una fábula entre un encuentro imaginado entre dos cimas literarias de aquellos tiempos, Miguel de Cervantes y William Shakespeare, bajo el título Los espejos de Don Quijote. Es una pieza escrita y dirigida por Alberto Herreros con motivo del 400 aniversario del fallecimiento del autor alcalaíno. Divertida y entretenida, con diálogos muy bien escritos y un brillante monólogo final, la obra invita a acercarnos a los libros de Cervantes, pues, como dice con ironía el propio actor que encarna al autor, haríamos mejor en recorrer sus obras que en buscar sus huesos. Sucede mucho en este país con los clásicos: todo el mundo habla de ellos, nadie los lee. Ocurre también con la obra de otro autor que tampoco debemos olvidar, especialmente por la hondura, el ingenio y el calibre de sus textos, Lope de Vega, del que se descubrió –como consecuencia de la labor de un investigador en la Biblioteca Nacional– una obra inédita, Mujeres y criados, que también está en cartel en este escenario efímero y con fecha de caducidad de la Cuesta del Moyano, pero con obras que están llamadas a perdurar.

 
1 comentario

Publicado por en 29 agosto 2017 en madrid, Ocio, cultura y redes

 

Etiquetas: , , , , , , ,

2 de mayo, teatro y manduca

La moza de cántaro

La moza de cántaro

Llegaron, de matute y con sigilo, las fiestas del 2 de mayo, las de la Comunidad de Madrid, este año parece que más inadvertidas que nunca (y mira que es difícil). En lo que a mí me toca, yo disfruté de la velada previa con un par de elecciones de ocio y cultura, que modestamente traslado para disfrutar del festejo. Una primera, la obra La moza de cántaro, un clásico de Lope de Vega, interpretada hasta el 13 de junio por una hornada de jóvenes actores y actrices de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), con gran éxito de crítica y público, en el Teatro Pavón de esta villa. La moza, aunque no rompa el cántaro físicamente, lo rompe metafóricamente con su empeño, como explica el director del montaje, Eduardo Vasco, en hacer posible “lo imposible para una mujer en un mundo de hombres”. Más cántaros tendrían ellas que romper. Y un creador que también rasga moldes es Alberto Chicote, con su propuestas innovadoras. Mi admirado chef hace una mirada al pasado con su participación en 1808, un menú reinterpretado -una iniciativa de la Comunidad que recrea platos tradicionales de hace dos siglos-, mientras mira al futuro con su pasión por oriente. Cenar anoche en su restaurante Pandelujo, a orilla del frescor y del rumor del jardín acuático de su interior para combatir la calima, es un lujo para los sentidos, sobre todo si uno comparte la extraordinaria manduca en la inmejorable compañía de una mujer que rompe moldes y puede disfrutar de un buen rato de conversación con Alberto. En mi caso, las dos últimas premisas se cumplieron con creces; ¡qué suerte la mía para este 2 de mayo!

 
1 comentario

Publicado por en 2 mayo 2010 en Ocio, cultura y redes

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: