La llama humana

Mor Karbasi
Mor Karbasi

Escuchando el otro día en vivo en Madrid a una cantautora en ladino en un recital organizado por Casa Sefarad Israel, la judía Mor Karbasi, reparaba en que son las mujeres las que han transmitido la llama de la humanidad desde el origen de nuestra especie. Son ellas las que en todos estos siglos oscuros pasados -y en tantas oscuridades presentes- se han ocupado de poner luz a todas las cosas verdaderamente importantes, mientras nosotros los hombres estábamos ocupados en un sinfín de gilipolleces. Y a pesar de todo, han sido históricamente despreciadas, vituperadas, violentadas. Y no menos despreciado, vituperado y violentado ha sido el movimiento feminista que ha emancipado a las mujeres. Sé que estoy escribiendo cosas de perogrullo, pero no por ello deja de resultar escandalosa esta realidad, que se evoca al escuchar un romance en ladino que se ha podido transmitir de generación en generación, desde hace siglos, gracias a la magia de las mujeres que mantuvieron viva la llama de Sefarad en sus hogares.

Demasiados anocheceres

Luto
Luto

No dejan de engrosarse, día tras día, los anocheceres en la piel de toro. Lutos anticipados en forma de muertes de mujeres, que ensangrientan el rostro de una sociedad, la española, que se presume avanzada. Anoche fue una mujer en Valencia; el domingo pasado, otras tres asesinadas en varios puntos de España. Van casi 50 víctimas por terrorismo doméstico, machista y criminal en lo que va de año. Cincuenta anocheceres precipitados. Medio centenar de muertas, de noches negras sin fin. El Gobierno acaba de lanzar una nueva campaña de concienciación para actuar ante las primeras señales de esta lacra, que parece no detenerse. Los paneles de las autovías suelen informar de las muertes en carretera; también podrían emplearse para advertir de esta otra sangría por desgracia tan cotidiana, para cuya erradicación debería conjurarse toda la sociedad española. Mientras no desaparezca, en España seguirá anocheciendo antes de tiempo.

Mujeres valientes

Luz Casal
Luz Casal

Me ha impresionado profundamente la entereza y naturalidad con la que Luz Casal anunció este lunes que padece un nuevo cáncer de mama, tras haber superado un tumor similar hace pocos años. Lo hizo a través de su página web, sin esconderlo: “Me dirijo a vosotros para deciros que en mi última revisión me han detectado un cáncer en el otro seno; mis doctores han decidido operarme, por lo que hemos aplazado nuestras citas más inmediatas. Os informaremos lo antes posible. Sé que cuento con vuestro cariño y paciencia, estoy en buenas manos y esto es sólo una cornada de la que saldré pronto. Os quiero. Luz”. Siento un gran aprecio hacia esta cantante, con una de las voces más singulares y llenas de fuerza de la península, un punto grave y un deje galaico, tan atractiva a los oídos de quien la escucha. Luz estaba de gira de un nuevo disco, La Pasión -que todavía no he podido escuchar-, y firmó también no hace mucho una estupenda versión de Entre las cejas en el reciente disco de homenaje a los Leño de su gran amigo Rosendo Mercado, una canción que no me canso de escuchar. Es una mujer valiente y seguro que pronto estará de nuevo en los escenarios. Como también saldrá adelante otra mujer muy cercana a mí, también en una permanente guardia contra un cáncer desde hace mucho tiempo, sin dar un minuto de tregua a la tristeza, y sí horas a la alegría, a la entrega y a la valentía, para seguir viviendo en compañía de quienes la amamos. Ambas son mujeres corajudas, que nos hacen sentirnos muy pequeños ante su grandeza de alma.