Pesadillas 3D

Gafas 3D
Gafas 3D

«Sabe agente, tuve una visión consistente en que parece ser, según anuncian los Mediamarkets y los Carrefoures, que entre las próximas innovaciones más pronto que tarde que se colarán en nuestros hogares vendrán las televisiones en tres dimensiones o 3D de las que eclosionarán directamente ante nuestras pupilas en 2D unos seres que nos enseñarán los dientes en 3D para ver qué feos tenemos los nuestros en 2D y nos invitarán a que nos cepillemos muy fuerte también hasta que nos sangren las encías y necesitemos un lavado gingival para enseñar los dientes en los vídeos que también nos grabaremos en 3D para que en la posteridad nuestros descendientes vean lo bien que teníamos la piñata y lo bien que sonreíamos a la cámara tridimensional. Porque, oiga, cuartos no sé si les vamos  a dejar a nuestros descendientes, pero fotos y vídeos digitales, a mansalva; sacos y sacos de imágenes; vamos a ser los más inmortalizados de la historia de la humanidad. Uf, y perdone la rapidez con la que he hablado, que no le he dejado ni tomar nota, porque a todo esto no recuerdo a cuento de qué venía al cuartelillo. Bueno, como se ha hecho tarde y veo que empiezan a echar el fútbol, si no le importa me sentaré a su vera. Vaya, y veo que en el cuartelillo este tienen todavía una tele de tubos para ver el Mundial. ¿Qué cutres, no?»

La culpa siempre es de ellas

Sara Carbonero
Sara Carbonero

Parece mentira que el mundo ruede y ruede, vivamos en la era digital dospuntocerista y los seres humanos nos aprestemos a explorar Marte. Porque hay cosas que no cambian, especialmente todas las relacionadas con nuestros a menudo retrógrados usos y costumbres; los prejuicios más acendrados que nos salen por los poros. Ejemplo: siempre la culpa de lo que va mal es de las mujeres, que tienen una naturaleza maléfica y perversa que pierde al inocente hombre, siempre. Lo ha sido desde el principio de los tiempos y lo sigue siendo. Lo sostiene hasta un diario tan “serio” como el británico The Times, cuando informó con grandes titulares de la reciente derrota de la escuadra española frente a la helvética: Sexy Sara sinks Spain (La sexy Sara hunde España -o sea, la reportera de Deportes de Telecinco desplazada a Suráfrica, al parecer novia del portero de la selección para los profanos del mundo esférico, como es mi caso, y que, claro, descentra al joven, pobre-). La culpa siempre es de ellas, siempre. Adán se perdió por Eva. Troya se perdió por una tal Helena. Los Beatles se separaron por Yoko Ono (lo cantaban con ironía los Def con Dos: “La culpa de todo la tiene Yoko Ono”). Oigan, pero, ¿no somos tan modernos?, ¿y seguimos con estos rancios y casposos prejuicios machistas y estas milongas? Deseo con toda mi alma, y lucho por ello, que mi hija pueda vivir en una sociedad libre de estas miserias, pero cada vez lo tengo menos claro. Qué pena me doy; qué pena damos.