Lo privado ya es público

Conversación
Conversación

Conversación mañanera en el bus. Una pasajera habla con alguien por el móvil, mediante esos auriculares que convierten en públicas conversaciones que antes eran privadas (quien así lo quiera, claro). Con las tecnologías se pierden el sentido del pudor y de la intimidad.

“Tú estás muy ida, pero mucho. Te vuelves a embarcar en un matrimonio con alguien a quien acabas de conocer en un chat, que te dice cuatro cosas bonitas y ya te vuelve loca. ¡Pero si no le conoces de nada! Os volvéis tontos con las redes, no sé dónde vamos a llegar. ¿No te das cuenta de que solo quiere tu dinero, que le compres un departamento lindo y luego te quedes en la calle? Ay, qué tonta estás. Y lo peor es que no haces caso de la gente que te queremos y te guiamos para que no metas la pata. Te da igual, solo escuchas lo que quieres oír y de quien quieres oírlo, de ese tipo cuya vida ignoras. Qué distintas somos tú y yo. Yo no pongo la mano en el fuego por nadie, y tú no dudas en arrojarte al brasero a la primera de cambio. ¡Si soy yo, que llevo trece años casada con mi marido, y sigo sin conocerle! Vamos, que no puedo llenarme la boca de él, de mi marido, porque sigue siendo un enigma.”

Monocultivo en el kiosko

Adiós a Público
Adiós a Público

Terror en el supermercado: solo hay marcas blancas. No encuentro mis yogures favoritos, ni mis salchichas, ni mi pasta… Todo son marcas blancas, sin posibilidad de elegir. Terror en el kiosko: solo va a quedar la prensa neocon, cavernosa, cavernaria, derechista, que no es blanca precisamente, sino turbia y sucia en tantas ocasiones, sin posibilidad de elegir. El cierre del diario Público abona el monocultivo, agosta la pluralidad y priva de voces libres y críticas (o sea, de izquierda) a un sector de la opinión pública. Allana, de paso, el paseo triunfal de la derecha gobernante, a la que los kioskos solo le rinden pleitesía en un elevadísimo tanto por ciento de sus cabeceras. Lástima por Público y un abrazo muy fuerte a tod@s los compañer@s periodistas que lo han mantenido durante estos años. Y lástima por todos los ciudadan@s que se ven privados de un referente informativo. Es un gran día para toda esa caverna mediática que da palmas con las orejas cada vez que cierra una cabecera de la otra orilla, pero que no se equivoquen: la necesidad de que haya medios para las voces progresistas no va a desaparecer porque un periódico llegue al final de su travesía.

Tiempo al tiempo

Partido Republicano
Republicano

Hay carteles firmados por la Comunidad de Madrid por las estaciones del Metro de la capital en los que el Gobierno del PP se ufana de que la región es de las comunidades españolas donde menos impuestos se pagan. Algo así. Los han puesto coincidiendo con la campaña de la Declaración de la Renta. Aquí pagamos poco, oiga, es el mensaje de fondo republicano que propalan las huestes de Esperanza Aguirre, porque también los conservadores de USA son enemigos de los impuestos y por extensión de todo lo público, que para eso sirven precisamente los impuestos. Aquí lo público en la CAM de momento se mantiene, aunque va mermando. Llegará un día en el que la Comunidad de Madrid regida por el sempiterno Pop Party se transforme en una Sociedad Anónima, ya lo verán, y al anuncio de hoy se le dará la vuelta mañana: ahora paga por todo aquello que te hemos dejado de dar, y a las empresas que a nosotros nos interesan. ¡Ah!, ¿que no tienes dinero suficiente para tener una sanidad o una educación en condiciones?, pues qué mala suerte. Tiempo al tiempo.