Frutos rojos

Cerezas
Cerezas

Felices los tiempos en los que las cosas sabían a cosas, sin tener que pagar un riñón por ello. Pollo que sabía a pollo. Ternera que sabía a ternera, tal cual. Qué maravilla. Frutas, sobre todo las frutas. Ahora compramos representaciones: deberían anunciarse así, “compre supuestas cerezas, supuestas sandías, supuestas ciruelas”. Frutas deliciosas cuyo sabor llenaba la boca mientras se deshacían crujientes entre los dientes, refrescando el paladar en este tiempo de calor. Los frutos rojos que dejaron de saber a frutos rojos hace demasiado tiempo y que uno está deseando llevarse a la boca otra vez.