Peligro: zona de babas

Pelota
Pelota

«Doctora, esta puede ser una división presente en todas las relaciones humanas. Yo maldigo tanto a los pelotas como a quienes les gusta ser peloteados. Esos seres que solo sueltan babas asquerosas ante sus superiores, confeccionando feos vestidos de saliva. Sí, amo. Sí, bwana. Qué personajes. Y esos peloteados, sus superiores, que en su infinita vanidad se creen los más listos, los más inteligentes y los más mejores del mundo mundial. Unos y otros se necesitan en una relación patológica de naturaleza psicosomática, que diría usted: los primeros para hacer sus vestidos de baba; los segundos para vestirse con ellos. Tienen relaciones de interdependencia y no pueden vivir los unos sin los otros, y viceversa. No se dan cuenta de que esos vestidos son bastante pobres y asquerosos, que se desbaratan con un simple golpe de viento, y que, al final, los peloteados están absolutamente desnudos aunque no quieran ser conscientes de ello. Y que los pelotas se vuelven naturalezas muertas sin sus babas.»

Hay que joderse

Arenas, Javier
Sugozoenunpozo

Cuando Mariano I se aprestaba a concluir su paseo para acabar de ganar toda la Hispania para el Popular Party, resulta que van las gentes de Asturias y Andalucía, votan y le rompen los esquemas. En Asturias el PSOE vuelve a ser la fuerza más votada (aunque el futuro gobierno está a merced de un posible pacto entre las enemistadas derechas regionales), mientras que en Andalucía la mayoría de las izquierdas garantizarán el Gobierno de progreso que garantice los servicios públicos, abortando las pretensiones de Arenas, legado del César. Qué mala suerte. Queda claro que, aunque no lo quiera ver, en apenas cien días de gobierno conservador, el rechazo a sus políticas de recorte y tentetieso empieza a suscitar una contestación social. El paseo militar que anhelaba Rajoy se ha quedado en agua de borrajas. La marea azul pierde brío y quienes defendemos que hay otra salida a la crisis que no sea el mero ajuste contable respiramos con alivio. Ah, por último, y qué mala follá la de la prensa cavernaria, para quien los electores solo aciertan si votan a los de siempre y el resto de mayorías son siempre una engañifa. Este va a ser un bonito lunes de primavera.

Poveda para primavera

Miguel Poveda
Miguel Poveda

Para comenzar de nuevo la primavera nada mejor que una recomendación musical: la de Miguel Poveda, que saca nuevo disco. El cantaor catalán edita ArteSano, en el que recopila palos diversos del blues de la piel de toro. Cuenta Poveda que se trata de un trabajo con «mucho colorido, artesanal, que pasea por diferentes poblaciones que han sido cantaoras, como Cádiz, Triana, Jerez, Sevilla o Málaga, con un montón de paisajes, sonoridades y emociones distintas». Y Miguel Poveda se rodea no solo de grandes músicas, sino de grandes músicos: Paco de Lucía, Manolo Sanlúcar, Isidro Muñoz, Diego del Morao, Manuel Parrilla, José Quevedo Bolita y Jesús Guerrero. Todos quienes vibraron con el exitoso Coplas del querer, editado en 2009, están de enhorabuena en esta primavera, y ojo, que el flamenco es adictivo, como asegura este artista, que con su música ha contribuido a atraer a este género a multitud de seguidores: hablamos de una música «hermosa, emocionante, auténtica y mágica». «Al que entra en el flamenco una vez por un lado importante se queda para siempre», avisa. Tiene toda la razón: hay que pintar de flamenco la primavera.