Muerte de un revolucionario


Se cumplen hoy veinte años de la muerte de un revolucionario, José Monge Cruz, Camarón de la Isla, que galvanizó el mundo del cante y lo abrió a las generaciones más jóvenes, entre quienes, modestamente, me incluyo. Veinte años de la desaparición de un visionario que maridó el flamenco con otros géneros, haciendo caso omiso de los puristas y los puretas, y llegó a altísimas cotas de belleza y hermosura. El cante de Camarón, ahora que ya han pasado veinte años de casi todo, no ha perdido un ápice de magia, de arte y de frescura. Reescuchar La leyenda del tiempo, con esos toques de jazz y de rock, es como recibir una descarga eléctrica, una tormenta de verano en este comienzo de julio. Su voz reúne la rabia, el misterio y la alegría de vivir. Larga vida al maestro.