La televisión

Televisor
Televisor

«… ¡Ah! Ponme también mitad de cuarto de salchichón ibérico, y luego un trozo de queso manchego metido en manteca. ¿Sabes, Paco? Desde que murió mi marido, te puedo pedir de todo en esta charcutería tan mona que tienes en el mercado. ¡Mi esposo solía estar tan mal del colesterol que se nos estaba poniendo cara de acelga de tanto comer sano! Estoy bromeando; me gustaría tanto que él siguiera viviendo… Le echo mucho de menos, Paco, tan sola. Mis hijos me acaban de regalar una tele de esas planas de ahora, que por trescientos euros tiene de todo, dicen. Cuando me la trajeron, me acordé del primer televisor que tuvimos en casa, hace… 48 años, sí. En blanco y negro, claro; costaba 14.000 pesetas de la época, que era un dinero, ¿sabes? Bueno, qué vas a saber tú, que eres tan joven. Catorce mil pesetas, un dineral. A mi marido se las iban descontando de la paga de Galerías. De Galerías Preciados, un negocio que ya no existe, que es donde él trabajaba y donde compró el televisor. Éramos la envidia del barrio. Con la nueva tele me he acordado mucho de aquel viejo televisor y de mi marido… Por las noches, frente a la pantalla plana que me han traído los hijos, extiendo la mano en el sofá. Parece como si estuviera tocando sus dedos nudosos, aunque él ya no esté más. Presiento que mi vida está virando a sepia y barrunto que pronto se fundirá en negro, por muchos colores brillantes que tenga esta pantalla. Y que, quizá cuando llegue el the end, le vuelva a ver. Ah, Paco, échame también cuarto y mitad de lomo, del ibérico, claro, que hoy vienen los nietos a comer a casa…»

Ojalá sea verdad

Espinas
Espinas

¿Estaremos más cerca de la resolución de algunos conflictos que emponzoñan la convivencia aquí y allá? La prensa de hoy permite albergar alguna esperanza, con todas las cautelas y precauciones del mundo ante asuntos tan espinosos.

Primera información: «El colectivo de presos de ETA hizo público ayer un comunicado en el que suscribe el Acuerdo de Gernika, en el que se aboga por un “alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional”. En un comunicado remitido al diario Gara, el colectivo de presos opina que el Acuerdo de Gernika se ha convertido en “la referencia” para la construcción de un escenario democrático y que en esa medida tiene su apoyo.»

Segunda información: «El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, entregó ayer al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la solicitud formal de adhesión de Palestina al organismo. Ya en la tribuna de la Asamblea General, Abbas proclamó que “ha llegado el momento de la independencia” para el pueblo palestino. La reacción de Israel se produjo desde la misma tribuna de oradores, donde el primer ministro, Benjamin Netanyahu declaró su intención de dialogar con los palestinos para conseguir una “paz justa y duradera”. Al mismo tiempo, el Cuarteto para Oriente Próximo urgió a las partes a empezar las negociaciones directas en el plazo de un mes y alcanzar un acuerdo de paz definitivo en un año.»

Ojalá sea todo verdad y las rosas pierdan las espinas. Ojalá.

Demasiados anocheceres

Luto
Luto

No dejan de engrosarse, día tras día, los anocheceres en la piel de toro. Lutos anticipados en forma de muertes de mujeres, que ensangrientan el rostro de una sociedad, la española, que se presume avanzada. Anoche fue una mujer en Valencia; el domingo pasado, otras tres asesinadas en varios puntos de España. Van casi 50 víctimas por terrorismo doméstico, machista y criminal en lo que va de año. Cincuenta anocheceres precipitados. Medio centenar de muertas, de noches negras sin fin. El Gobierno acaba de lanzar una nueva campaña de concienciación para actuar ante las primeras señales de esta lacra, que parece no detenerse. Los paneles de las autovías suelen informar de las muertes en carretera; también podrían emplearse para advertir de esta otra sangría por desgracia tan cotidiana, para cuya erradicación debería conjurarse toda la sociedad española. Mientras no desaparezca, en España seguirá anocheciendo antes de tiempo.