No se trague el SAPo

SAPo
SAPo

Escribió anteayer la columnista Rosa Montero, en la contraportada de El País, un interesante y angustioso artículo sobre el supuesto Síndrome de Alienación Parental (SAP), una cosa -porque no se puede definir de otra manera- que se inventó en 1985 un psiquiatra norteamericano apellidado Gardner y que le está jodiendo la vida a muchas madres del mundo, y también de nuestro país. Explica Rosa Montero que “según Gardner, si un niño dice que su padre ha abusado de él, siempre es por el SAP, o sea, porque la madre, tan perversa ella, le ha comido el coco. Este síndrome demencial ha sido universalmente desautorizado por la comunidad científica. Por ejemplo, no ha sido aceptado por la OMS ni por la Asociación Americana de Psiquiatría, y la Asociación Española de Neuropsiquiatría ha denunciado su falsedad. Pues bien, pese a todas estas evidencias, el SAP se está utilizando en los tribunales españoles para neutralizar las denuncias de los niños, psiquiatrizar a las madres y entregar a los pequeños a sus violadores. Porque estamos hablando del incesto, y de lo que le cuesta a la sociedad reconocerlo, de lo amparado que está el violador por nuestra repugnancia a admitir que eso existe, pese a que, según diversos trabajos recopilados en 2008 por la Revista d’Estudis de la Violència, entre un 20%-25% de mujeres y un 10%-15% de hombres españoles confesaron haber sufrido abusos sexuales en la infancia, y en el 39% de los casos el agresor era el padre”.  Esto no es ninguna broma. Y lo peor es que muchos jueces se están tragando el SAPo y están condenando a las madres a poco menos que a la locura, y a sus hij@s, a un porvenir tenebroso, repugnante, en compañía de sus violadores. Lo importante es que esta situación se conozca y que se evite. Para ello se ha creado una Red de Madres contra el SAP, que mantiene concentraciones el lunes último de cada mes, frente a los Juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid.